Graham.- El Departamento de Justicia de Estados Unidos entabló una demanda judicial en contra del alguacil de Alamance, Terry Johnson, por prácticas discriminatorias con los hispanos.

La demanda fue presentada después de que en septiembre pasado la misma autoridad federal publicó un reporte que denunciaba la existencia de un “patrón de perfil racial” en las detenciones efectuadas desde el 2007 por agentes de la oficina del alguacil de Alamance, acusación que en su momento Johnson negó.

“Este es un caso de abuso de poder involucrando a un sheriff que da un mal uso de su posición de autoridad para ilegalmente discriminar contra latinos en el Condado Alamance”, dijo en un comunicado Thomas Pérez, director de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia.

La demanda busca un “convenio integral por escrito” y que la corte lo haga cumplir para asegurar a largo plazo el cambio estructural, cultural e institucional de la oficina del alguacil del condado.

Concretamente, Jhonston debe desarrollar e implementar nuevas políticas, procedimientos y capacitación para garantizar que sus agentes actúen de manera efectiva pero en apego al mandato constitucional.

Todos los esfuerzos de reforma deben también incluir sistemas de rendición de cuentas para asegurar que la oficina del alguacil ha eliminado “el prejuicio ilegal en su toma de decisiones a todo nivel“.

“Las directivas y liderazgo del sheriff Johnson han causado que la ACSO viole los derechos constitucionales de los latinos en el Condado Alamance y erosiona la confianza del público en la oficina del sheriff”, dice la demanda.

La lista de violaciones cometidas por oficiales del alguacil de Alamance que aparece en el documento de 24 páginas incluye acosar a miembros de la comunidad hispana enfocándose en aplicar la ley más estrictamente hacia ellos, arrestándolos por violaciones de tráfico menores en lugar de solamente multarlos, ubicar retenes de chequeo de licencias en áreas de alta población hispana y actos de discriminación en la prisión.

Para el Departamento de Justicia, estas prácticas son responsabilidad del alguacil Johnson, a quien acusa de utilizar su posición para crear toda una cultura de discriminación que se extendió por toda su oficina.

Randy Jones, vocero del alguacil, respondió a la demanda diciendo que “no han sido contactados por el Departamento de Justicia”.  Agregó que el abogado del condado y que representa a Johnson revisarán la demanda y pedirán una moción para tener acceso a las supuestas evidencias encontradas por el departamento federal.