Charlotte, 18 de agosto.- El controvertido aspirante presidencial por el Partido Republicano, Donald Trump lanzó por escrito su primera propuesta política, referente al tema central de su campaña hacia la Casa Blanca, y de sus polémicas, migración.

"Immigration Reform that will make America great again" ("Reforma Migratoria que hará que América se convierta de nuevo en una gran nación"), es el nombre de su primer texto, publicado a través de su sitio web.

Esta vez lo nuevo fue que dio detalles de cómo va a cobrarle al gobierno de México el inmenso presupuesto que tendría que ser asignado a la tarea de construir el muro en la frontera, si es que alguna vez Trump llega a ser presidente.

Sin embargo, en ninguna parte de su propuesta Trump habla de la deportación masiva de todos los indocumentados que viven en el país, blanco de las críticas más afiladas contra el empresario, por lo impráctica e inverosímil que resulta.

El multimillonario sí dijo en entrevista exclusiva con Chuck Todd de NBC que las familias de indocumentados deben permanecer juntas, pero que "se tienen que ir".

En cuanto a la iniciativa más controvertida, que es la de obligar al país vecino a pagar el muro fronterizo, Trump pone como justificación el hecho de que Estados Unidos ha utilizado miles de millones de dólares en impuestos de sus contribuyentes "en costos de cuidados de salud, vivienda, educación y seguridad social" para satisfacer una demanda creciente de habitantes que no viven legalmente en el país.

"El costo anual de créditos libres de impuestos sólo para beneficiar a inmigrantes indocumentados se cuadruplicó hasta llegar a la suma de 4,200 millones de dólares en el 2001", dice el documento.

El magnate inmobiliario señala que mientras México no pague por el muro, Estados Unidos debe buscar los fondos de la siguiente manera:

  • Decomisando todas las remesas que los mexicanos envían a sus familiares cuando este dinero proviene de sueldos ilegales.
  • Aumentando los costos de todas las visas temporales otorgadas a directores ejecutivos y diplomáticos mexicanos (si es necesario cancelarlas).
  • Incrementando las tarifas para el otorgamiento de tarjetas para el cruce fronterizo, que según Trump, son usadas por cerca de un millón de mexicanos cada año y que -dice- son la fuente para que muchos se queden de forma ilegal.
  • Aumentando los costos a todas las visas a trabajadores mexicanos como parte de los acuerdos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.
  • Elevando las tarifas en puertos de entrada a EE.UU. a quienes vienen de México. Recortando la ayuda extranjera a México si es necesario.

El empresario multimillonario de bienes raíces asevera que el plan de reforma migratoria integral que se ha atascado en el Congreso durante años no es más que una amnistía a los 11 millones de indocumentados que viven en el país, que, según dice, estimula la mano de obra barata y una política de fronteras abiertas.

Otra de las polémicas ideas de Trump expuestas en el documento  cuyos principios son "Una nación sin fronteras no es una nación","Una nación sin leyes no es una nación" y "Una nación que no sirve a sus propios ciudadanos no es una nación" está también la eliminación del principio constitucional que otorga la ciudadanía a cualquier persona que nace en suelo estadounidense. El magnate asegura que ello promueve que muchos indocumentados crucen la frontera sólo para tener hijos en el país.

El plan también busca deportar a cualquier extranjero que haya cumplido condenas de cárcel en EE.UU., la eliminación de ayudas federales a lo que denomina "ciudades santuarios" que se oponen a cooperar con la aplicación de leyes migratorias existentes.

También pide establecer multas y penas a todos aquellos que, aunque ingresaron con visas, se quedaron en el país luego de que éstas vencieron.

Trump también pide aumentar los salarios a beneficiarios de visas de trabajo H-1B como forma de desestimular la "importación" de mano de obra más barata, especialmente en el campo de la tecnología, para así estimular el reclutamiento mano de obra que ya existe en el país, especialmente para puestos de trabajo que podrían beneficiar a "negros, hispanos y mujeres".

Esto lleva a otra iniciativa: la contratación de mano de obra local como prioridad, por encima de la extranjera, que según Trump, beneficiará a inmigrantes con documentos en regla que están desempleados en EE.UU.

En la entrevista de la cadena NBC, que se transmitió el domingo pasado, Trump también aseguró que anulará las órdenes ejecutivas del ac­tual presidente, Ba­rack Obama, sobre la inmigración.

Trump también prometió "triplicar" los funcionarios de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), y endurecer las penas para los "millones de personas que vienen a Estados Unidos con visados temporales, pero se niegan a marcharse".

NOTA RELACIONADA: Grupos latinos dicen que es irracional la idea de las deportaciones masivas de Trump