Washington, 3 mar (EFEUSA).- La Cámara de Representantes votará una ley para evitar el cierre del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) por falta de fondos sin condicionar esa financiación al bloqueo de las medidas migratorias del presidente Barack Obama, anunció hoy el líder republicano John Boehner.

En una reunión a puerta cerrada con legisladores republicanos, el presidente de la cámara baja detalló que la votación de la ley para financiar al DHS hasta el final del año fiscal (30 de septiembre) podría producirse hoy mismo, según comentaron a los medios varios de los asistentes a ese encuentro.

“Estoy tan indignado y frustrado como ustedes por las acciones ilegales e inconstitucionales de este presidente”, indicó Boehner en alusión a las medidas ejecutivas anunciadas por Obama en noviembre para regularizar a unos 5 millones de indocumentados, de acuerdo con una fuente presente en la reunión citada por el diario Politico.

Pero Boehner declaró que la decisión de votar la ley de fondos sin condiciones para el DHS es “lo correcto” para el país, al recordar que la “buena noticia” es que la entrada en vigor de las medidas migratorias del presidente, que debía haber empezado ya, están por ahora “bloqueadas” por el fallo de un juez de Texas.

Con “amenazas más activas” que antes para la seguridad nacional, Boehner dijo que un cierre del DHS, que se quedará sin fondos este viernes si no se aprueba una ley de financiación, “no es una opción”.

El Congreso salvó in extremis el pasado viernes la amenaza de un cierre parcial del estratégico departamento de Seguridad Nacional, a cuya financiación han recurrido los republicanos, especialmente los del movimiento ultraconservador Tea Party, para batallar contra las medidas migratorias de Obama.

A dos horas de la media noche, cuando expiraban los fondos actuales, la Cámara de Representantes dio luz verde a la resolución continua aprobada poco antes por el Senado para prorrogar la financiación del DHS una semana, hasta el próximo viernes.

Así, el Tea Party desafió a Boehner al tumbar un recurso temporal para prorrogar los fondos por tres semanas y mantener la batalla política sin provocar un cierre.

Mientras, los demócratas en ambas cámaras se oponen a cualquier ley de financiación que incluya enmiendas para bloquear las medidas migratorias de Obama.

De quedarse sin liquidez, unos 200.000 empleados del DHS se verán obligados a acudir a sus puestos de trabajo sin sueldo, mientras que otros 30.000 empleados no esenciales recibirán un cese de empleo y sueldo hasta que se apruebe la financiación. EFEUSA