Charlotte.- Con silbatos, pitos, cornetas, gritos y consignas, contra manifestantes acallaron, durante más de dos horas, los discursos de dirigentes del movimiento nazi de Estados Unidos y del Ku Klux Klan de Carolina del Norte, en predios del viejo ayuntamiento de esta ciudad, el pasado sábado 10 de noviembre.

Más de 250 activistas, compuestos por anarquistas, trajeados de negro, y adeptos de la Coalición Latinoamericana, ataviados con disfraces de payasos, recibieron a medio centenar de supremacistas blancos, que lucieron uniformes que se asemejaban a los oscuros de las temidas SS nazis, y túnicas del Ku Klux Klan, con sus sombreros puntudos.

Una manta sostenida por bufones, que lucían pelucas coloridas y narices redondas rojas, consignó un mensaje para los neonazis “Incluso nosotros pensamos que ustedes son un chiste”.

La presentación del Movimiento Nacional Socialista, una organización clasificada como de odio, por la organización de derechos civiles, Centro Legal de Pobreza del Sur (SPLC), en Charlotte, tenía como propósito de rechazar la “inmigración ilegal”, pero el discurso del comandante neonazi Jeff Schoep, contra los “invasores” solo fue un murmullo, ante la gritería de los contramanifestantes.

La misma situación experimentaron los oradores de los Leales Caballeros del Ku Klux Klan, otra organización de que el SPLC ha contabilizado acciones de odio, por la algarabía y los insultos proferidos en su contra por los anarquistas, que destrozaron una bandera con la cruz gamada nazi.
Junto a pancartas en las que se leía paz y coexistencia, los anarquistas llevaron una que decía Abolir la Autoridad.
Schoep calificó a los contramanifestantes de “degenerados” y Lacey Willams, coordinadora juvenil de la Coalición Latinoamericana, expresó: “visiones basadas en odio como las del Movimiento Nacional Socialista y el Ku Klux Klan no tienen un lugar en la sociedad multicultural de nuestra nación”.

“Hemos decidido no quedarnos callados y combatir el odio con humor”, agregó la activista.
Durante la manifestación, los supremacistas hicieron el saludo nazi en varias ocasiones, portaron banderas confederadas y banderas del movimiento nacional socialista estadounidense, que combina la cruz gamada con estrellas y barras del pabellón de Estados Unidos.

El Movimiento Nacional Socialista, tiene su sede en Detroit, Michigan. Los Leales Caballeros del Ku Klux Klan operan desde la localidad de Eden, en el condado de Rockingham, al norte de Greensboro.

En el sitio de internet del KKK norcarolino aparece un anuncio que dice: “los ilegales foráneos no son inmigrantes, son criminales”.

La Policía de Charlotte emplazó un centenar de agentes, que usaron bicicletas para controlar a los grupos, y escoltar a los neonazis.

Al cierre de la protesta, uno de los supremacistas intentó reclutar para sus filas a un contramanifestante de color blanco, diciéndole que él también era de la misma raza, a lo que el activista respondió con una lisura y la frase “yo soy mexicano”.