Fotografía cedida por el Instituto Nacional de Migración (INM) donde se observa al menor de dos años (d), siendo custodiado por autoridades del Instituto Nacional de Migración, hoy en el aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (México). EFE/Instituto Nacional de Migración/SOLO USO EDITORIAL/SOLO DISPONIBLE PARA ILUSTRAR LA NOTICIA QUE ACOMPAÑA (CRÉDITO OBLIGATORIO)

Ciudad de México, 16 jul (EFE).- Un bebé de 2 años encontrado hace unos días abandonado al lado de un camión que transportaba un centenar de migrantes, regresó este viernes a su natal Honduras, informó este viernes el Gobierno mexicano.

«Oficiales de Protección a la Infancia (OPI) del Instituto Nacional de Migración (INM) del estado de Veracruz, entregaron a autoridades de Honduras al menor de 2 años de edad. El niño había sido abandonado con el torso desnudo, hace 19 días», informó el INM en un comunicado.

El bebé fue encontrado entre maleza al lado de una carretera del oriental estado de Veracruz. Esto, luego de viajar en «condiciones de hacinamiento junto a un centenar de personas migrantes» dentro de un camión.

Tras el aterrizaje en el Aeropuerto Internacional Ramón Villeda Morales elementos de protección a la infancia del Gobierno hondureño asumieron la tutela del bebé.

Las autoridades esperan que en las próximas horas sea llevado con sus familiares y «así completar el proceso de reunificación mandatado previamente por autoridades mexicanas».

Antes de la medianoche, el infante, «en perfectas condiciones de salud», y otros tres jóvenes menores de edad, fueron trasladados al Aeropuerto Internacional de Veracruz. Desde allí, a la Ciudad de México, en donde este viernes partieron con destino a este país centroamericano.

LOS ANTECEDENTES

En los primeros días de julio los medios de comunicación dieron a conocer los hechos. Una mujer residente en Honduras, afirmaba que el niño encontrado el 28 de junio en el estado de Veracruz, era su hijo.

«Afirmó que al lado de su padre, el menor salió hacia México días antes con la intención de llegar a Estados Unidos», según el boletín.

Las autoridades mexicanas y hondureñas llevaron a cabo «la verificación del parentesco» para así «garantizar el principio de reunificación familiar».