Charlotte.- Las principales organizaciones nacionales proinmigrantes han estado trabajando intensamente en las últimas seis semanas en Washington diseñando la estrategia para impulsar una reforma migratoria integral desde los inicios de 2013.

“Se va a necesitar la participación de todos” dijo Donna De La Cruz, vocera de la organización Centro para la Cambio Comunitario (CCC), donde se han llevado a cabo algunos de los encuentros con organizaciones de base de diferentes estados.

Según De La Cruz, lo que se está buscando es que se presente un paquete de ley completo y la reforma no sea discutida “por pedazos”.

“Queremos un cambio migratorio integral que conduzca a la ciudadanía de los solicitantes”, anotó la portavoz, cuya organización es la promotora del Movimiento para una Reforma Migratoria Justa (FIRM).

Entre los proyectos discutidos en Washington está el proceso de cabildeo en el Capitolio y otras actividades en las que pueden participar los activistas en pro de la reforma.

Los planes, que están por finiquitar, incluyen una correría por diferentes ciudades del país y una gran manifestación en Washington DC, para finales de abril.

Organizaciones afiliadas a la Mesa Evangélica de Inmigración han pedido que el proyecto de ley se presente en los 92 días de la posesión del presidente Barack Obama, que juramenta el cargo el domingo 20 de enero.

El congresista Luis Gutiérrez dijo a Qué Pasa-Mi Gente, que la propuesta podría ser sometida entre 60 y 90 días después del comienzo de las operaciones del Congreso.

Gutiérrez reveló que cuenta con aproximadamente 175 votos demócratas, del total de 218 requeridos para lograr la aprobación de la reforma en la Cámara de Representantes.

Además, el congresista indicó que se necesitan entre 45 y 50 votos de representantes republicanos para lograr el objetivo.

En el Senado se precisan 60 votos para evitar que los opositores se dispongan a sabotear el proyecto, pero se estima que esos sufragios están asegurados entre los legisladores demócratas y republicanos de la Cámara Alta que favorecen la reforma.

Quienes optaron por favorecer una reforma migratoria integral en lugar de optar por sus propios intereses fueron los soñadores, que decidieron como política fundamental presionar en 2013 por una reforma migratoria completa, en lugar de un proyecto independiente de Acta de los Sueños, que los legalizaría por separado.

Lorella Praeli, de la organización nacional United We Dream, relató que en la conferencia nacional de su grupo, que se realizó en Kansas, se decidió enviar durante el nuevo año un mensaje más inclusivo, en el que se cuenten las historias de sus progenitores que también necesitan la legalización migratoria.

“Hemos contado nuestras historias, ahora contaremos las de nuestros padres”, dijo la activista de United we Dream (Unidos Nosotros Soñamos), que cuenta con 47 organizaciones afiliadas en el país, incluyendo a El Cambio de la zona de la Triada, y United for the Dream (Unidos por el Sueño). “Desde el 21 de enero vamos a tener que cabildear y cabildear”, agregó.