Nueva York, 19 ago (EFE).- Wall Street vivió hoy un notable tropiezo tras la caída del petróleo y la preocupación sobre la economía China, interrumpido momentáneamente por las minutas de la Reserva Federal de EE.UU. (Fed), en las que se afirma que se “está aproximando” el alza a las tasas de interés pero no se define fecha.

La Fed no ha logrado fijar una fecha para la subida de tasas de interés, pues cuando parece que está a punto de echar abajo esa medida proteccionista, tomada ante la crisis financiera de 2008, sucede algo que interrumpe una decisión que constituiría una señal de la recuperación consolidada de la economía estadounidense.

El “interruptus” ha sido ocasionado por diversos factores: la crisis de materias primas, los rescates económicos a Grecia, datos macroeconómicos decepcionantes o temporadas de resultados empresariales decepcionantes.

En ese sentido, hoy se hablaba de que la inflación en EE.UU. no es la que se espera para tocar, por primera vez en casi una década, los tipos de interés.

En tanto, las preocupaciones internacionales son mayores: el petróleo sigue su caída (el de Texas se cobraba a poco más de 40 dólares el barril), el dólar sigue muy fuerte y erosiona al cambio las cuentas de las empresas estadounidenses en el extranjero y la economía china da signos más que alarmantes de flaqueza.

El Banco Popular de China inyectó en esta jornada liquidez por valor de unos 17.000 millones de dólares en catorce bancos a través de créditos a seis meses, que se suman a los casi 19.000 millones que inyectó el martes mediante instrumentos a corto plazo.

Con este panorama, la bolsa amaneció de capa caída y retrocedió hacia la media sesión, pero la Fed, con el “discreto encanto” de sus minutas (que además se hicieron públicas antes de lo previsto), consiguió que tanto el Dow Jones como el Nasdaq se pusieran en verde.

Los operadores de bolsa se animaron debido a que con los tipos de interés a prácticamente cero se estimula la inversión privada y se disuade el ahorro.

Luego, cambiaron a las marchas más largas y se dieron cuenta de que es otro episodio sin final, se alarga la incertidumbre.

Solo quedan los números: un Dow Jones que acabó cayendo un 0,93 %, un S&P 500 que bajó un 0,83 % y un Nasdaq que cerró con un 0,80 % menos.

Mateo Sancho Cardiel