Nueva York, 31 jul (EFE).- Wall Street seguía sin encontrar hoy un rumbo claro y hacia la media sesión el Dow Jones, su principal indicador, avanzaba un mínimo 0,01 % en un intento por remontar el mal sabor de boca de los últimos resultados empresariales.

Ese índice sumaba a esta hora 2,13 puntos hasta 17.748,12 unidades, el selectivo S&P 500 avanzaba un 0,15 % hasta 2.111,69 enteros, y el índice compuesto del mercado Nasdaq progresaba un 0,35 % hasta 5.146,85 puntos.

Durante la primera mitad de la sesión los operadores en el parqué neoyorquino se decantaban por las ventas moderadas y ahora los tres indicadores se situaban en terreno positivo en una jornada marcada por las cuentas de Exxon Mobil y Chevron.

Exxon Mobil ganó en el segundo trimestre del año 4.190 millones de dólares, un 52 % menos, y su facturación retrocedió hasta 74.113 millones, frente a los 111.208 millones que ingresó un año antes, y sus acciones caían a esta hora un 4,07 %.

Por su parte, los beneficios de Chevron se desplomaron un 89 % entre abril y junio pasados hasta 571 millones, sus ingresos disminuyeron en ese periodo hasta 40.357 millones y sus acciones bajaban a esta hora un 4,01 %.

El sector energético caía un 1,29 % hacia el ecuador de la jornada y el tecnológico un 0,24 %, mientras que avanzaban el sanitario (0,95 %), el de materias primas (0,51 %), el industrial (0,38 %) o el financiero (0,23 %).

Además de las dos petroleras, entre los treinta valores del Dow Jones también bajaban Apple (-0,86 %), Visa (-0,72 %), Goldman Sachs (-0,46 %), Microsoft (-0,47 %), Procter & Gamble (-0,26 %), Walmart (-0,26 %) o JPMorgan (-0,29 %).

Al otro lado de la tabla lideraba las ganancias la farmacéutica Pfizer (1,54 %) por delante de UnitedHealth (1,43 %), Coca-Cola (1,32 %), Boeing (1,29 %), McDonald’s (1,04 %), Home Depot (0,95 %), Verizon (0,85 %) o Cisco Systems (0,81 %).

En otros mercados, el petróleo de Texas bajaba a 47,29 dólares el barril, el oro avanzaba a 1,04 dólares la onza, la rentabilidad de la deuda pública a diez años cedía al 2,202 % y el dólar perdía ante el euro, que se cambiaba a 1,1010 dólares.