Nueva York, 27 abr (EFE).- Wall Street borraba hoy los avances del arranque de jornada y hacia la media sesión el Dow Jones, su principal indicador, cedía un leve 0,03 % arrastrado por el mal desempeño de las empresas del sector biotecnológico.

Ese índice restaba 5,10 puntos hasta 18.075,04 enteros, y el selectivo S&P 500 se dejaba un 0,15 % (-3,21 puntos) hasta 2.114,48 unidades, tras haber alcanzado un nuevo máximo histórico intradía de 2.125,92 enteros en la primera media hora de contrataciones.

Por su parte, el índice compuesto del mercado Nasdaq retrocedía a esta hora un 0,43 % (-21,83 puntos) hasta los 5.070,26 enteros, tras el «rally» alcista de los últimas días que le permitió recuperar los niveles de hace 15 años.

Tras un arranque de ganancias moderadas en los tres indicadores, los operadores en el parqué neoyorquino perdían el rumbo a mitad de jornada arrastrados por el mal desempeño del sector de empresas biotecnológicas, que caía más de un 3,5 %.

Los mercados están a la espera de la reunión de dos días de la Reserva Federal que comienza mañana y la publicación de varios datos económicos a lo largo de la semana, mientras que la temporada de resultados continuará hoy con Apple al cierre de los mercados.

El sector sanitario retrocedía a esta hora un 1,09 % y el de empresas de servicios públicos un 1,01 %, mientras que avanzaban el de materias primas (1,04 %), el energético (0,79 %), el tecnológico (0,42 %), el industrial (0,13 %) y el financiero (0,10 %).

La química DuPont (4,40 %) lideraba las ganancias en el Dow Jones, por delante de Apple (1,96 %), Caterpillar (1,06 %), Intel (1,01 %), Disney (0,87 %), IBM (0,69 %), Cisco Systems (0,31 %), Nike (0,31 %) y General Electric (0,30 %).

Al otro lado de la tabla encabezaba las pérdidas UnitedHealth (-1,65 %) por delante de McDonald’s (-1,64 %), Home Depot (-1,12 %), American Express (-1,12 %), Pfizer (-0,77 %), Travelers (-0,63 %), 3M (-0,53 %) y Procter & Gamble (-0,51 %).

En otros mercados, el petróleo de Texas subía a 57,25 dólares el barril, el oro avanzaba a 1.203,5 dólares la onza, la rentabilidad de la deuda pública a 10 años avanzaba al 1,931 % y el dólar cedía ante el euro, que se cambiaba a 1,091 dólares.