La cadena de supermercados, Wal-Mart Stores Inc., planea cerrar 269 tiendas, especialmente en Estados Unidos y Brasil, en un esfuerzo por reducir costos en la empresa. El plan implica, además, eliminar 16 mil puestos de trabajo. 

La decisión afecta a 154 tiendas en Estados Unidos, de acuerdo con un comunicado que la empresa con sede en Arkansas compartió hoy. Fuera de territorio estadounidense, los cierres afectarán a 60 posiciones en Brasil, un país en el que Wal-Mart ha tenido problemas. 

Doug McMillon, director ejecutivo de la compañía, tomó la decisión luego de revisar el desempeño financiero de 11 600 tiendas de la cadena de supermercados y evaluar qué papel cumplían en los planes estratégicos de la empresa. 

Más del 95 por ciento de las tiendas que decidieron cerrar en los EE.UU. están a 10 millas de otro Wal-Mart. La compañía expresó que intentarán reacomodar a sus asociados en establecimientos cercanos. 

El movimiento también marca el fin de un programa piloto de la compañía, Wal-Mart Express, un esfuerzo para crear una red de pequeñas tiendas de conveniencia que comenzó en el 2011. 

Entre los cierres se encuentran además 23 Neighborhood Markets, 12 supercenters, siete tiendas en Puerto Rico, seis tiendas de descuento y 4 Sam's Clubs.

"Hemos invertido una cantidad considerable de tiempo evaluando nuestras tiendas y no ha sido una decisión tomada a la ligera", dijo McMillon. "Estamos ofreciendo soporte y pagos extra a los afectados y tomaremos todas las medidas necesarias para asegurar que sean bien tratados".

Wal-Mart se centrará ahora en los EE.UU. en los supercenters, Neighborhood Markets, en el comercio electrónico y en los servicios de recogida para los compradores.

La compañía que tiene más de 11 mil tiendas en todo el mundo, incluyendo 4,655 en los EE.UU. proporcionará hoy una lista de los lugares que cerrarán.

El gigante minorista ya ha comenzado a desprenderse de negocios no esenciales, incluyendo propiedades en Chile y una cadena de restaurantes en México.