Washington, 16 abr (EFE).- El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, dijo hoy que el problema de Grecia no es reestructurar la deuda sino lograr que la economía sea más «competitiva», pero admitió la dificultad de ello al afirmar que «no cambiaría su trabajo» por el de su homólogo griego, Yanis Varoufakis.

«La reestructuración de la deuda no es el gran desafío de Grecia, es moverse en dirección de que la economía sea más efectiva, más competitiva», indicó Schäuble en un discurso en el centro de estudios Brookings Institution, en Washington, donde se encuentra para participar en la reunión de primavera del FMI y el Banco Mundial.

En su intervención, el ministro alemán, considerado uno de los defensores del conservadurismo fiscal de la zona euro, reconoció no obstante que su posición es «más cómoda» que la de Varoufakis ante el tamaño del desafío.

«Nunca cambiaría mi trabajo con Varoufakis. Tengo una posición mucho mejor, mucho más cómoda», dijo.

Schäuble puso como ejemplo de las cuestiones que afectan a la competitividad de Grecia el hecho de que tenga un salario mínimo mucho más alto que el de la media europea.

Asimismo, señaló que con el alto nivel de endeudamiento heleno, actualmente encima del 160 % del producto interno bruto (PIB), es «difícil encontrar a alguien que te quiera prestar dinero en esta situación».

«Grecia se encontraba en un camino prometedor. Después llegó un nuevo gobierno», afirmó, en referencia a la llegada al poder del izquierdista Alexis Tsipras y al indicar que no estaba claro el compromiso de las autoridades con las reformas estructurales necesarias.

Las tensiones entre Grecia y sus acreedores internacionales han repuntado en los últimos días, debido al cruce de declaraciones entre Bruselas y Atenas acerca de las negociaciones en marcha sobre una lista de reformas detallada como condición para recibir un nuevo tramo de financiación dentro del rescate internacional.