Washington, D.C. (Redacción Qué Pasa) – El Líder de la Mayoría del Senado Harry Reid anunció que el Congreso actuará para tratar de corregir el “grave error” de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos que el último martes invalidó una sección clave de la Ley de Derecho al Voto que protegía a los electores de las minorías.

“Este caso fue decidido incorrectamente y amenaza injustamente el derecho al voto de millones de estadounidenses de todo el país. La decisión amenaza la participación de los ciudadanos afroamericanos e hispanoamericanos, quienes históricamente y desproporcionadamente han sido víctimas de la discriminación en las urnas”, dijo Reid en una declaración.

“Ahora es la responsabilidad del Congreso de corregir el grave error de esta decisión y asegurar que no tomemos un paso hacia atrás en el progreso democrático de nuestra nación.  El Senado actuará. Le he pedido al Senador Patrick Leahy, Presidente del Comité Judicial del Senado, que examine el camino adecuado que debe tomar el Senado para enfrentar esta decisión. El voto es nuestro derecho más importante, y la Ley del Derecho al Voto es una de las leyes más significativas que han sido aprobadas por el Congreso”, añadió.

El fallo del tribunal supremo declaró inconstitucional la sección 4 de la Ley del Derecho al Voto de 1965, la cual determinaba que ciertas jurisdicciones de tradición racista debían obtener la aprobación del gobierno federal antes de poner en vigencia cualquier cambio en sus normas electorales.

“La decisión que tomó hoy la Suprema Corte de anular una medida clave de la Ley del Derecho al Voto es un ejemplo decepcionante del activismo judicial extremo. La mayoría conservadora de la Corte ignoró la afirmación inequívoca del Senado sobre la Ley del Derecho al Voto. Esta ley fue aprobada originalmente en el Senado con 98 votos a favor y cero en contra y fue reautorizada por el Presidente Bush”, recordó Reid en su declaración.

 “Las elecciones pasadas demostraron que la intolerancia todavía existe en nuestro país. En el 2012, varios estados hicieron todo lo posible para suprimir el voto en comunidades donde residen las minorías. Esto no es aceptable, y es un recordatorio de porque necesitamos leyes como la Ley del Derecho al Voto. Deberíamos hacer todo lo posible para fomentar la participación en este proceso democrático y asegurar que todos los electores puedan ejercer su derecho al voto”, añadió el senador.

Reid exhortó a sus colegas republicanos y demócratas a unirse en el esfuerzo por preservar el derecho al voto que está consagrado en la decimoquinta enmienda de la Constitución de Estados Unidos.

“El asegurar que todos los estadounidenses gocen del derecho al voto es un asunto que debería unir a los demócratas y republicanos. Esto le da fortaleza a nuestra democracia, y estoy seguro que el Congreso tendrá la habilidad de hacer lo necesario para prevenir la discriminación racial en las urnas”, dijo Reid.