Washington, 16 mar (EFEUSA).- El presidente Barack Obama destacó hoy la mejora en las tasas de hispanos y negros que terminan con éxito la secundaria, tras una reunión con líderes escolares de las grandes ciudades del país en la que prometió a los republicanos que peleará para garantizar fondos para sus políticas educativas.

“Gracias a algunas reformas que hemos iniciado en asociación con autoridades estatales y locales, estamos viendo mejores niveles de lectura, calificaciones de matemáticas y tasas de graduación”, declaró Obama después del encuentro celebrado en la Casa Blanca, al que también asistió el secretario de Educación, Arne Duncan.

Sobre esos “progresos” y las mejoras en escuelas que estaban entre las de más bajo rendimiento, el presidente dijo que es “algo por lo que vale la pena luchar”.

Según cifras divulgadas hoy por el Departamento de Educación, entre 2011 y 2013 la tasa de graduación de la secundaria aumentó en 2,4 puntos, hasta el 81,4 %, para colocarse en su mayor nivel de la historia.

En ese periodo, la tasa de graduación de los latinos creció 4,2 puntos, hasta el 75,2 %, mientras que la de los afroamericanos aumentó 3,7 puntos y se ubicó en el 70,7 %.

No obstante, y pese a esos avances, la tasa de graduación de los estudiantes blancos seguía en 2013 siendo superior (86,6 %) y más todavía la de los alumnos de ascendencia asiática (88,7 %).

Obama recordó hoy que los republicanos, que controlan ambas cámaras del Congreso, están a punto de presentar su propuesta presupuestaria para el año fiscal 2016 en respuesta a la que él ofreció el mes pasado.

Al respecto, Obama alertó de que no tendría “ningún sentido” mantener los fondos para educación en los niveles establecidos por los recortes del gasto público que entraron en vigor en 2013 para combatir el déficit porque eso significaría, a su juicio, “ir hacia atrás en lugar de avanzar”.

El “reto” de preparar a los estudiantes para competir en este siglo XXI “es una tarea monumental y requiere de recursos”, de “un presupuesto y un enfoque a nivel federal que diga que nos preocupamos por todos los niños y no solamente por algunos”, anotó el mandatario.

Así, Obama se refirió también al debate que hay actualmente en el Congreso para renovar la ley conocida como “No Child Left Behind” (“Que ningún niño se quede atrás”) firmada por el entonces presidente George W. Bush en 2002.

Según ha denunciado la Casa Blanca, un proyecto republicano para renovar esa ley y que fue aprobado por el Comité de Educación de la Cámara de Representantes en febrero lo que busca es recortar fondos para los distritos escolares más pobres y con un alto número de estudiantes hispanos y negros.

En esa misma línea, el presidente afirmó hoy que cualquier nueva ley debe asegurar que se siguen “proporcionando recursos a los distritos escolares más pobres”.

Durante su mandato, Obama ha tomado varias medidas para tratar de ampliar el acceso a la educación, fundamentalmente a nivel preescolar y universitario.

La semana pasada el presidente firmó un memorando ejecutivo para ayudar a los universitarios a gestionar mejor los préstamos estudiantiles, que dejan endeudados a más de un 70 % de quienes se licencian con una cifra promedio de 28.000 dólares.

Además, ha fortalecido el programa de becas Pell, destinado a estudiantes de bajos recursos, y en su discurso sobre el Estado de la Unión de enero pasado lanzó una propuesta para que sean gratuitos los dos primeros años de “community college” (centros públicos de educación superior).

Retroceder, “en algunos casos por razones ideológicas”, tras los avances logrados “no es el tipo de legado que queremos dejar para la próxima generación. Y voy a continuar luchando para asegurar que este progreso continúa”, prometió Obama. EFEUSA