Washington, 17 dic.- El presidente de EE.UU., Barack Obama, anunció hoy el “fin” de una política hacia Cuba que es “obsoleta” y “ha fracasado durante décadas”, en una comparecencia desde la Casa Blanca.

 El mandatario estadounidense dijo que “Estados Unidos está tomando medidas históricas para trazar un nuevo rumbo en nuestras relaciones con Cuba y para confraternizar y empoderar al pueblo cubano”.

“Estamos separados por 90 millas de mar, pero unidos gracias a las relaciones entre los dos millones de cubanos y cubano-americanos que viven en Estados Unidos con los 11 millones de cubanos que comparten una esperanza similar de llevar a Cuba a un futuro más prometedor”, dijo el presidente en su discurso a la Nación.

Obama reiteró que pese a décadas de aislamiento de Cuba por parte de EE. UU. no han conseguido nuestro perdurable objetivo de promover el surgimiento de una Cuba estable, próspera y democrática.

“A pesar de que esta política se basó en la mejor de las intenciones, su efecto ha sido prácticamente nulo: en la actualidad Cuba está gobernada por los hermanos Castro y el partido comunista, igual que en 1961”.

“No podemos seguir haciendo lo mismo y esperar obtener un resultado diferente. Intentar empujar a Cuba al abismo no beneficia a Estados Unidos ni al pueblo cubano. Hemos aprendido por propia experiencia que es mejor fomentar y respaldar las reformas que imponer políticas que convierten a los países en estados fallidos” dijo.

Obama anunció entre otras medidas la apertura de una embajada de Estados Unidos en La Habna, retirar de la lista a Cuba de los páises que apoya al terrorismo y más viajes y comercio hacia la Isla. Lea todos los detalles de esta medida en:  ¿Qué significa la normalización de las relaciones entre EEUU y Cuba?