Phoenix. – “No somos una agencia de inmigración, todos serán tratados con respeto”, sentenció hoy el alguacil del condado Maricopa, Paul Penzone, ante el temor que manifestaron decenas de personas por la ola de deportaciones masivas que están ocurriendo en el estado y a lo largo de todo el país.

“Miedo”, “angustia”, “deportaciones”, fueron las palabras más repetidas durante el encuentro comunitario organizado por la concejal Laura Pastor, con el apoyo de “Block Watch”, un programa de vecinos diseñado para trabajar en colaboración con la policía en las zonas de Phoenix.

“La gente no debe tener miedo de la policía, independientemente del estatus migratorio, queremos ser justos con todos, los ‘dreamers’ pueden estar confiados, queremos que se vuelvan ciudadanos”, aseguró Penzone durante el encuentro celebrado en Maryvale, uno de los barrios con más diversidad étnica de Arizona.

Los asistentes a la reunión fueron incisivos en cuestionar si la Oficina del Alguacil del Condado Maricopa (MCSO) se encuentra trabajando en coordinación con el Departamento de Policía de Phoenix y la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), para deportar inmigrantes.

El demócrata y expolicía de Phoenix aclaró que su oficina no tiene la autoridad para actuar como departamento de migración.

“Al ver nuestro uniforme tienen que sentir confianza, nosotros hacemos nuestro trabajo y a parte existe un sistema de Corte. Pero no juzgamos a las personas por su estatus migratorio”, indicó.

“Me tocó vivir lo de la Ley SB1070 y vi la preocupación de la gente, no quería comunicarse con la policía porque sentía miedo, queremos restaurar la confianza”, precisó.

Agregó que es un reto difícil cambiar la imagen que dejó Joe Arpaio en la corporación, pero, señaló, que empezó con cambios que involucran a nuevos funcionarios “talentosos” y “capacitados”.

“En ‘Tent City’ (Ciudad de las carpas) ya estamos haciendo cambios, la estancia para los detenidos no debe de ser degradante, vamos a darles un trato respetuoso. Todas las personas detenidas deben de tener la seguridad que se les permitirá contactar a un familiar”, destacó.

La abogada de inmigración Emilia Bañuelos fue contundente al señalar que la comunidad está sumamente angustiada, que siente temor que los detengan en sus vehículos o en sus casas.

“Tienen temor de la colaboración de la policía con ICE, ya pasamos por esto con Arpaio, no queremos que su departamento actúe con inmigración”, comentó.

Pero Penzone fue tajante al asegurar de nuevo que su departamento no se verá impactado por las medidas migratorias.

“Como nación necesitamos ser claros en los retos de la inmigración, y tenemos que tener responsabilidad, y reitero, no somos un servicio de inmigración”, concluyó.