San Diego (EE.UU.), 19 jun (EFE).- Un juez federal de Estados Unidos rechazó esta semana una petición de una segunda reducción de pena carcelaria solicitada por el narcotraficante Francisco Javier «El Tigrillo» Arellano Félix, según se informó hoy.

El reo ya había recibido una reducción de la sentencia a cadena perpetua que cumplía desde su arresto en 2006, después de que en noviembre pasado el juez federal Larry Burns estableciera una nueva pena de 23 años de prisión por brindar información que facilitó la captura de otros narcotraficantes, según documentos oficiales a los que tuvo acceso Efe.

Vinculado al clan de los Arellano Félix, también conocido como el cártel de Tijuana, el narcotraficante había solicitado una nueva reducción de la sentencia, petición que fue rechazada esta semana en San Diego (California, EE.UU.) por el propio juez Larry Burns.

En documentos presentados esta semana ante la corte federal, el magistrado indicó que la primera reducción de sentencia se debió a una «cooperación extensa con agencias policíacas posteriores a la sentencia» y que la información proveída fue «bastante útil para el gobierno».

En el documento judicial se detalla que «El Tigrillo», ahora de 45 años, se reunió unas 25 veces con autoridades norteamericanas durante un periodo de cinco años.

Aunque se desconoce con exactitud cuáles fueron los temas abordados en estos encuentros, el juez señala que la información permitió identificar y presentar cargos criminales a otros traficantes de droga y funcionarios corruptos, tanto en México como Estados Unidos.

Pese a esa labor de colaboración, el pasado 15 de junio el magistrado Burns rechazó un segundo pedido del narcotraficante de reducir de 282 a 235 meses su pena carcelaria, según trascendió hoy.

El juez recordó que el sentenciado integró uno de los carteles de droga que más daño causaron en la frontera, y su actividad al interior de ese cartel le mereció cargos de asociación delictiva y lavado de dinero.

«El aforismo ‘Deje que el castigo se ajuste al crimen’ es un principio importante de la justicia retributiva. Esto significa que la severidad de una sanción por mala conducta debe ser razonable y proporcional a la gravedad de los delitos», escribió el juez en el documento en que niega una segunda reducción de sentencia.

«El Tigrillo» fue detenido por la Guardia Costera de Estados Unidos en 2006, cuando paseaba en su yate frente a las costas de Baja California Sur.

Las autoridades federales lo asocian con el cartel que lleva sus apellidos y que por décadas se dedicó al tráfico de centenares de toneladas de cocaína y marihuana desde México hacia Estados Unidos.

«Bajo su supervisión, miembros del Cartel Arellano Félix se dedicaban no solo al tráfico de droga, sino asesinatos, secuestros, tortura, asalto, extorsión, tráfico de armas, sobornos y corrupción», según figura en los escritos de un juzgado federal de San Diego (California).

Francisco Javier Arellano Félix es uno de los integrantes de dicha organización criminal que han sido juzgados en la Corte Federal del Distrito Sur de California. Posteriormente, sus hermanos Benjamín y Eduardo también fueron detenidos y extraditados a San Diego, donde se les dictó sentencia de 25 y 15 años de cárcel respectivamente.