Naciones Unidas, 30 jun (EFE).- La Asamblea General de la ONU aprobó hoy un recorte de algo más del 7 % en el presupuesto de las operaciones de paz de la organización, que en el próximo ejercicio dispondrán de unos 7.300 millones de dólares frente a los 7.870 millones actuales.

La reducción llega en respuesta a la insistencia de Estados Unidos y de otros grandes contribuyentes, como los países de la Unión Europea (UE), para lograr rebajar el gasto.

EE.UU. buscó inicialmente un recorte aún mayor, pero finalmente la propuesta adoptada fue la de la UE, que establecía reducciones más modestas.

Tras largas negociaciones, los Estados miembros cerraron un acuerdo el pasado miércoles, que hoy fue ratificado por la Asamblea.

Los países europeos están muy satisfechos con el resultado final, según dijo hoy a los periodistas el embajador italiano, Sebastiano Cardi, que actualmente es miembro del Consejo de Seguridad.

Cardi dijo que se ha logrado un «recorte sustancial que muchas delegaciones buscaban», pero que a la vez se «protegen las actividades operacionales», por lo que no se «pone en peligro» el trabajo sobre el terreno de ninguna misión.

EE.UU., por su parte, celebró el recorte de cerca de 600 millones de dólares y dijo que obligará a la ONU a trabajar de una manera más inteligente y eficaz.

«Tenemos una obligación con los contribuyentes estadounidenses para mostrar valor en el uso de sus dólares», dijo esta semana la embajadora, Nikki Haley, que ha hecho de la reducción de costes una de sus prioridades desde que llegó a Naciones Unidas.

«En sólo cinco meses ya hemos sido capaces de recortar más de 500 millones de dólares del presupuesto de mantenimiento de paz de la ONU y sólo estamos empezando», celebró en un comunicado.

Mientras tanto, otros países apostaban por aumentar los recursos de las misiones y consideran que la reducción se hará notar.

«Va a hacer daño», dijo hoy a los periodistas el representante de Uruguay, Elbio Rosselli, que confió en que al final con una mejor gestión puedan compensarse los recortes.

Rosselli dijo que a Uruguay le gustaría haber visto un incremento presupuestario, pero admitió que «hay realidades con las que hay que convivir» y dijo entender que muchos países necesitan recortar sus contribuciones.

El secretario general de la ONU, António Guterres, defendió a través de un portavoz que las operaciones de la organización siguen siendo el mejor instrumento para la paz teniendo en cuenta la relación entre su coste y su eficacia.

«En términos generales el nivel es significativamente menor que el año pasado, pero haremos todos los esfuerzos para garantizar que los mandatos se implementan», apuntó el portavoz de la ONU, Stéphane Dujarric.