Naciones Unidas, 23 may (EFE).- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó hoy los atentados en las ciudades sirias de Yabla y Tartús, reivindicados por el grupo terrorista Estado Islámico (EI), y alertó sobre el aumento de los combates en otros puntos del país.

Según las autoridades sirias, 78 personas murieron hoy en los ataques en esas dos localidades, feudos costeros del régimen sirio, mientras que el Observatorio Sirio de Derechos Humanos elevó las cifras hasta 145 fallecidos y unos 200 heridos.

Ban condenó los atentados en un comunicado leído por su portavoz, Stéphane Dujarric, en el que también expresó su preocupación por la “escalada de la actividad militar en muchas áreas de Damasco y sus alrededores”.

El jefe de Naciones Unidas recordó que la violencia, especialmente en localidades como Daraya, al este de la capital, y provincias como Alepo o Idleb, en el norte, están causando “crecientes víctimas civiles”.

“El secretario general reitera su llamamiento a todas las partes del conflicto sirio a evitar los ataques a la población civil. Los responsables de esos ataques deben responder por sus crímenes”, señaló Ban.

El diplomático coreano pidió además respeto para el cese de hostilidades actualmente en vigor e insistió a todos los países para que trabajen para poner fin a la guerra en Siria.