Naciones Unidas, 22 abr (EFE).- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó hoy la «inaceptable» ola de violencia xenofóbica en Sudáfrica, que ha causado ocho muertos y miles de desplazados en las últimas semanas.

«Los crímenes de odio contra los forasteros y contra comunidades pobres, marginales y vulnerables están mal moralmente y son inaceptables. Estoy extremadamente preocupado por los reportes de xenofobia en Sudáfrica», afirmó ante los periodistas.

El secretario general de la ONU dijo conocer las acciones del Gobierno sudafricano para dar una respuesta a esta cuestión, pero advirtió que se necesita hacer más por los afectados, especialmente los inmigrantes y refugiados.

Ban recordó que la ONU está en contra de «cualquier prejuicio basado en la etnia o la religión» porque «hay una línea directa entre el prejuicio y el extremismo y actos violentos como este solo destruyen la estructura de la sociedad y su solidaridad y unidad».

Sudáfrica vive desde marzo una nueva oleada de ataques contra inmigrantes y refugiados de países de África y Asia en zonas deprimidas de mayoría negra, en las que se acusa a estos extranjeros de quitar puestos de trabajo a los locales.

La violencia comenzó en Durban y se extendió la pasada semana a Johannesburgo. Más de 300 personas han sido detenidas por participar en este tipo de actos vandálicos.

En respuesta, la Policía sudafricana tomó hoy, con el apoyo del Ejercito, uno de los epicentros de la violencia xenófoba, en una operación que llenó de soldados el centro de Johannesburgo.