Washington, 30 mar (EFE).- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) anunció hoy que abordará la próxima semana casos de 20 países del continente en 50 audiencias públicas que versarán sobre inmigración, seguridad, crisis penitenciaria, alimentación, desapariciones y libertad de expresión.

Siete de las audiencias son sobre casos individuales y no temáticas, lo que ofrece un “mensaje poderoso” del papel que tiene la comisión cuando los mecanismos de justicia de un país no han funcionado, defendió hoy en rueda de prensa su secretario ejecutivo, Emilio Álvarez Icaza.

México es el país de donde se recibieron más solicitudes de audiencias públicas para el 157 periodo de sesiones de la CIDH y será uno de los que más sesiones tengan, con cuatro, junto a Venezuela, y Colombia.

Los temas que se abordarán sobre México serán la situación general de derechos humanos, las desapariciones de niños y adolescentes, la privatización del sistema penitenciario y las restricciones indirectas a la libertad de expresión.

La comisión ha recibido “información muy importante”, en palabras de Álvarez Icaza, de que el Gobierno mexicano no presta suficiente atención a las desapariciones de los jóvenes y niños menores de 18 años.

En este periodo de sesiones no habrá ninguna audiencia específica sobre el caso de Ayotzinapa, en un momento de tensión entre la Comisión y el Gobierno mexicano a cuenta del trabajo del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) que investiga la desaparición de 43 estudiantes mexicanos de esa localidad.

La Comisión se reunirá el próximo lunes con el GIEI y el próximo miércoles con una delegación del Gobierno mexicano en Washington “para saber qué pretende”.

Álvarez Icaza planea volver a su México natal para seguir trabajando en la defensa de los derechos humanos una vez concluya su mandato el próximo 16 de agosto.

Por otro lado, Venezuela será una vez más otro de los países protagonistas en las audiencias de la CIDH con sesiones en las que se abordará, entre otros, el derecho a la salud en un momento de “crisis humanitaria de salud” declarada por el Parlamento y ocasionada por la escasez de medicamentos, de equipos médicos y el deterioro de las instituciones públicas sanitarias.

Entre las audiencias sobre Colombia, destaca la dedicada al caso de la periodista Jineth Bedoya, secuestrada en la entrada de la cárcel La Modelo de Bogotá en el año 2000, cuando acudía a realizar una entrevista y posteriormente torturada y violada por sus captores.

Una de las novedades de este año es que el Gobierno de Costa Rica ha solicitado por primera vez una audiencia, que se celebrará el lunes 4 de abril y abordará la situación general de derechos humanos en el país centroamericano.

La Comisión estudiará asimismo la situación de inseguridad ciudadana en El Salvador y su repercusión en la inmigración del país centroamericano a Estados Unidos.

Al mismo tiempo, en otra audiencia, la CIDH analizará la situación de derechos humanos de los niños y familias migrantes y refugiados en Estados Unidos, un tema de máxima preocupación entre la comunidad inmigrante y los activistas en el país norteamericano.

También se abordará en otra sesión el aumento de la emigración en Puerto Rico y su relación con la deuda pública, la política fiscal y la pobreza.

Uno de los temas más importantes de este año, según indicó Álvarez Icaza, será la crisis penitenciaria en Latinoamérica, “la mayor” de su historia.

“Estados Unidos tampoco escapa a esta crisis, con el 1 por ciento de su población encarcelada”, apuntó el secretario ejecutivo.

La Comisión abordará también la situación de seguridad en Nicaragua, las protestas estudiantiles en Sao Paulo (Brasil), la situación de derechos humanos en Cuba, los derechos políticos de los dominicanos de ascendencia haitiana en República Dominicana, así como los cambios en la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual en Argentina.

En el marco del periodo de sesiones, la Comisión estudiará con el Gobierno de Honduras la posibilidad de efectuar una visita al país centroamericano, después de que en febrero la CIDH publicara un informe sobre la efectuada en diciembre de 2014.

Sobre la petición para que la CIDH efectúe una investigación independiente del asesinato de la líder indígena hondureña Berta Cáceres, Álvarez Icaza dijo que “la CIDH puede tener voluntad, pero se necesita la disposición y los recursos de los Estados”.

La CIDH, con sede en Washington, es un órgano autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA) que tiene el mandato de promover la observancia de los derechos humanos en la región.

Cristina García Casado