Middleburg (EE.UU.), 19 ago (EFE).- Kia presentó hoy la nueva generación del modelo Cadenza, que ha sido totalmente diseñada en Estados Unidos, con la que el fabricante surcoreano quiere consolidar su presencia en la gama alta de los sedanes.

La marca surcoreana, que hace poco más de una década estaba asociada con vehículos baratos y de escasa calidad, está embarcada desde hace años en una estrategia de transformación para convertirse en uno de los fabricantes más reputados del sector.

Y las medidas tomadas por Kia han empezado a dar sus frutos.

En julio, el fabricante sorprendió a muchos cuando la firma J.D. Power, la principal autoridad en estudios del sector, declaró que era la marca con mayor calidad en el mercado, superando a la alemana de lujo Porsche.

Es la primera vez en 27 años que el puesto más alto del estudio de calidad de la firma está ocupado por una marca que no es de lujo.

Y recientemente, J.D. Power también declaró a Kia como la tercera marca de producción masiva en términos de atractivo para el consumidor estadounidense, solo por detrás de Volkswagen y MINI.

El director ejecutivo de operaciones de Kia Motors America (KMA), Michael Sprague, recordó durante la presentación del nuevo Cadenza 2017 en Middleburg (Virginia) los “humildes inicios” de la marca en Estados Unidos en 1994, cuando empezó a comercializar en el país la primera generación del SUV todocaminos Sportage y el sedán Sephia.

Siete años después, en 2001, “Kia ocupaba la última posición en el Estudio de Calidad Inicial de J.D. Power”.

Desde entonces, mucho ha cambiado en Kia, especialmente cuando en 2013 la marca lanzó la primera generación del Cadenza.

Ese vehículo abrió las puertas de la marca “a un nuevo tipo de cliente, interesado en vehículos de calidad y lujo pero sin pagar el extra de una marca de renombre” tal y como explicó a Efe Otrh Hedrick, vicepresidente de Planificación de KMA.

“Durante la recesión de 2009 a 2011, recibimos muchos compradores que venían de marcas de lujo como BMW, Mercedes-Benz o Lexus y que querían un buen vehículo pero no pagar el enorme extra por la marca”, declaró.

“Estaban muy interesados en nuestro Optima, que entonces era un diseño nuevo. Pero muchos nos preguntaban si teníamos algo más. Eso nos mostró que hay un mercado para Kia por encima de Optima. Así que desarrollamos el Cadenza”, continuó.

Tres años después, tras vender 28.000 unidades del Cadenza en Estados Unidos, Kia está dispuesto a redoblar su apuesta y consolidar su imagen como una de los mejores fabricantes de automóviles con el nuevo Cadenza 2017.

El objetivo inmediato de Kia es competir con los cuatro modelos que dominan en la actualidad la categoría de grandes berlinas, empezando por la que lidera el mercado, el Toyota Avalon, seguido por Chevrolet Impala, Ford Taurus y en menor medida Chrysler 300 y Dodge Charger.

Pero, como explicó Hedrick, el modelo del nuevo Cadenza ha sido la berlina de lujo Lexus IS 350.

Y Kia se muestra confiada que el nuevo Cadenza le puede plantar cara a sus competidores que llevan años consolidados en el segmento.

Hedrick señaló que el nuevo Cadenza ha sido diseñado totalmente en las instalaciones que la marca tiene en la localidad californiana de Irvine pensando en el consumidor estadounidense, con una gran cantidad de tecnologías y servicios punta así como detalles de lujo en su interior.

Desde una pantalla HUD que presenta información al conductor en el parabrisas para que no tenga que bajar su cabeza, al control de velocidad inteligente o el freno de emergencia autónomo capaz de detener completamente el vehículo. Todo envuelto en un nuevo diseño que la marca compara a “un atleta vestido con un traje a la medida”.

Bajo el capó, la segunda generación del Cadenza está equipado con un motor de 3,3 litros en V6 de inyección directa que desarrolla 290 caballos de potencia, acoplado a una transmisión diseñada totalmente por Kia de 8 velocidades.

El sistema de infoentretenimiento UVO del Cadenza 2017 funciona con Android Auto y Apple CarPlay y cuenta con un sistema de audio Harman/Kardon de 12 altavoces y 630 vatios de potencia.

La última baza de Kia es el precio. La versión básica del Cadenza 2017, denominada Premiun, tiene un precio en EE.UU. por debajo de los 32.000 dólares, 1.000 dólares menos que la anterior generación.

La versión Technology, con un precio inferior a los 39.000 dólares, es 4.000 dólares más barata.

Y la versión más completa, SXL costará algo menos de 44.000 dólares.