Washington, 27 abr (EFE).- El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, emprenderá el próximo 2 de mayo un viaje a Colombo (Sri Lanka) y Nairobi (Kenya), para después convertirse en el primer jefe de la diplomacia estadounidense de la historia en visitar Yibuti.

La portavoz en funciones del Departamento de Estado, Marie Harf, informó hoy en un comunicado del viaje de Kerry, que visitará Sri Lanka, Kenia y Yibuti por primera vez desde que asumió el cargo en febrero de 2013.

Su viaje a Colombo será el primero de un secretario de Estado a Sir Lanka desde 2004 y coincidirá con la celebración de la festividad budista de Vesak, explicó Harf.

Kerry «se reunirá con líderes del Gobierno (de Sri Lanka), miembros de la sociedad civil y otros representantes de las comunidades diversas del país, para escuchar y expresar el apoyo de EE.UU. a sus ideas para un futuro más pacífico, estable y próspero para su pueblo», indicó Harf.

El domingo 3 de mayo, Kerry llegará a Nairobi «para reforzar la importancia de la fuerte relación bilateral», y se reunirá con «funcionarios del Gobierno, líderes empresariales, de la oposición, de organizaciones de ayuda humanitaria y representantes de la sociedad civil», según la portavoz.

En esos encuentros «conversará sobre un amplio rango de asuntos, incluida la cooperación de seguridad -particularmente a la luz del reciente y trágico ataque en la Universidad de Garissa-, la asistencia a los refugiados, el comercio y la biodiversidad», añadió Harf.

Con su visita a Kenia, Kerry quiere impulsar «objetivos comunes, como acelerar el crecimiento económico, fortalecer las instituciones democráticas y mejorar la seguridad regional», según la fuente.

El martes 5 de mayo, Kerry viajará a la capital de Yibuti, donde «se reunirá con líderes de alto nivel para conversar sobre la cooperación bilateral y su apoyo a los esfuerzos de evacuación desde Yemen», explicó la portavoz.

«Esta es la primera vez que un secretario de Estado en funciones visita Yibuti», indicó Harf.

Durante su visita, Kerry visitará también al personal militar estadounidense en la base de Camp Lemonnier, y se reunirá con jóvenes y líderes religiosos yibutíes.