Naciones Unidas, 27 abr (EFE).- Los ataques de Israel sobre instalaciones de la ONU durante la ofensiva en Gaza del pasado verano dejaron un total de 44 palestinos muertos y 227 heridos, según confirmó hoy el secretario general de la organización, Ban Ki-moon, que deploró esas acciones y exigió que no se repitan.

«Es un asunto de la máxima gravedad», aseguró Ban en un resumen de la investigación sobre esos incidentes, en el que lamentó que quienes buscaron refugio en edificios de las Naciones Unidas vieran negadas sus esperanzas de seguridad.

Según la ONU, durante la ofensiva se registraron 7 ataques con víctimas a sus instalaciones en Gaza, que acabaron con la vida de al menos 44 palestinos y causaron heridas a un mínimo de 227.

Ban recordó que los inmuebles de las Naciones Unidas «son inviolables y deben ser lugares seguros, particularmente en situaciones de conflicto».

«Voy a trabajar con todos los afectados y no escatimaré esfuerzos para garantizar que estos incidentes no se repitan», señaló el diplomático coreano.

En su informe, Ban criticó también a militantes palestinos por utilizar escuelas de la ONU para almacenar armas, poniéndolas así en riesgo.

Según la investigación, se encontró armamento en tres escuelas, aunque todas ellas estaban vacías y no se utilizaban como refugios para la población.

«Sin embargo, el hecho de ser usadas por aquellos involucrados en los combates para almacenar sus armas y, en dos casos, probablemente disparar desde ellas es inaceptable», aseguró Ban.

En total, se calcula que más de 2.100 palestinos, en su mayoría civiles, y 70 israelíes, 67 de ellos soldados, fallecieron durante los 50 días de enfrentamiento del pasado año.