Teherán, 22 abr (EFE).- El Gobierno iraní consideró hoy que el fin de los bombardeos sobre Yemen anunciado por la coalición árabe que atacaba el país desde hace casi un mes es un «paso adelante» para la resolución del conflicto.

La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Marzieh Afkham, expresó su deseo de que todas las partes en el conflicto intenten ahora resolver los conflictos en el empobrecido país árabe a través de medios diplomáticos, informa hoy la agencia oficial iraní IRNA.

«Nosotros ya habíamos anunciado previamente que la crisis en Yemen no tiene una solución militar. Establecer una tregua y un alto en el asesinato de inocentes y desamparados seres humanos es ciertamente un paso adelante», razonó.

Afkham mostró su esperanza en que ahora se tomen medidas inmediatas para el envío de ayuda humanitaria a Yemen y que se den las condiciones para negociar entre todos los grupos yemeníes para formar un gobierno provisional de amplia base.

La coalición árabe liderada por Arabia Saudí anunció anoche el fin de su operación «Tormenta de Firmeza» en el Yemen dirigida contra los rebeldes hutíes que derrocaron al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi y ocuparon gran parte del país.

Según anunciaron los saudíes, el fin de los bombardeos se produce después de que se alcanzaran los objetivos de defender la legitimidad en el Yemen, detener el avance de los hutíes, destruir su potencial militar e impedir las amenazas a la seguridad de los países vecinos y de la región.

Además anunciaron que a partir de hoy mismo arrancará una operación denominada «Devolución de la Esperanza», que tiene el objetivo de reconstruir el país y supervisar el proceso de transición que seguirá al conflicto armado.

Este anuncio llegó después de que el Gobierno iraní, a quien los árabes y EEUU acusan de estar apoyando con armas a los hutíes, anunciara que el fin de los bombardeos saudíes se produciría en «cuestión de horas» y que una negociación entre las partes en conflicto se abriría en un «breve plazo» de tiempo.

Según señaló Irán, el fin de los ataques se iba a producir debido a los «esfuerzos (diplomáticos) realizados» por su Gobierno, que la semana pasada presentó en la ONU un plan de cuatro puntos para la paz en Yemen que tenía como primer objetivo lograr un alto el fuego inmediato y el cese de los bombardeos saudíes como paso previo al inicio del diálogo entre los bandos enfrentados.

Irán ha negado en todo momento estar detrás de la sublevación de los hutíes, de confesión chiíta, la religión oficial en la República Islámica.