Nueva York, 17 jul (EFE).- Los fondos especulativos que se enfrentan a Argentina ante la Justicia estadounidense podrán seguir adelante con su petición para bloquear el pago de bonos como los Bonar 2024, emitidos en los últimos meses por el país latinoamericano bajo legislación local.

Así lo decidió el juez Thomas Griesa en una orden fechada este jueves, en la que da luz verde a los demandantes para que actualicen sus reclamaciones e incluyan este tipo de bonos, los cuales, según Argentina, no deberían verse afectados por la llamada orden «pari passu».

Esa cláusula fue firmada en 2012 por el juez Griesa para asegurar que cualquier pago de bonos de deuda extranjera tiene que ser posterior o simultáneo a la cobertura de la deuda que Argentina tiene con los fondos que nunca aceptaron las reestructuraciones que ofreció el país en 2005 y 2010, tras el cese de pagos de 2001.

Esta deuda, que cuenta con un fallo en firme a favor de los fondos de inversión, es de 1.350 millones de dólares más intereses y su impago bloqueó el pago a otros bonistas de deuda que sí se acogieron a las reestructuraciones, lo que acabó provocando el cese de pagos selectivo de Argentina.

Desde entonces el país ha sacado al mercado bonos de deuda local en moneda estadounidense, que le han permitido financiarse esquivando el fallo de Griesa.

Tras la última orden del juez, los fondos podrán solicitar ahora que también se aplique la cláusula «pari passu» a bonos como el Bonar 2024, licitado en abril.

El pasado mes de mayo el Ministerio de Economía argentino consideró que esa iniciativa de los fondos suponía «un nuevo intento de extorsión».