Washington, 23 jul (EFE).- General Motors (GM) mejoró las expectativas de los analistas al conseguir beneficios netos de 1.117 millones de dólares en el segundo trimestre del año, un 302 % más que hace un año gracias a Norteamérica, aunque la compañía advirtió que está preocupada por la situación en China, uno de sus principales mercados.

GM indicó hoy que en Norteamérica su resultado bruto (Ebit, ganancias antes de interés e impuestos) fue de 2.871 millones de dólares, un 112,5 % más que en el segundo trimestre de 2014, gracias a la fortaleza de las ventas, especialmente las de camionetas.

En la unidad de Operaciones Internacionales, que incluye la región de Asia-Pacífico, el Ebit fue de 349 millones de dólares, 34 millones más que hace un año, mientras que el brazo financiero de la compañía, GM Financial, registró 225 millones de beneficios.

Durante una conferencia telefónica con analistas, la consejera delegada de GM, Mary Barra, expresó la preocupación que existe en el fabricante por la evolución del mercado chino, donde las ventas de automóviles han empezado a ralentizarse tras años de fuertes aumentos.

«China es una gran preocupación. El mercado ha cambiado y es más volátil, se está moderando», reconoció Barra durante el turno de preguntas de los analistas a los directivos de la empresa estadounidense de automóviles y camiones.

Pero Barra también expresó su confianza de que GM está controlando la situación en el que se ha convertido su mercado más importante en número de ventas.

«Estén tranquilos que lo estamos vigilando de forma diaria y estamos esforzándonos mucho en ser proactivos para colocarnos en posición de seguir proporcionando el rendimiento que tenemos», añadió la líder de la compañía.

Con los resultados positivos de Norteamérica y Operaciones Internacionales, las malas noticias del trimestre recayeron sobre otras dos unidades regionales.

En Europa, aunque las pérdidas fueron de 45 millones de dólares, la cifra es muy inferior a los 305 millones perdidos en el mismo periodo de 2014.

Y en Suramérica, el Ebit negativo escaló a 144 millones de dólares, 63 millones de dólares más que hace un año.

Los beneficios de GM podrían haber sido mucho mayores si el principal fabricante de automóviles de Estados Unidos no hubiese tenido que anotar unos cargos de 1.100 millones de dólares. Más de la mitad, 720 millones de dólares, proceden de las operaciones en Venezuela, donde la devaluación del bolívar dañó los resultados.

El resto es atribuible en gran medida a cargos asumidos en las operaciones de GM en Tailandia y 75 millones de dólares de ajuste del coste estimado del programa de compensación por el defecto del sistema de ignición en algunos vehículos.

El coste final del programa de compensación, que GM está ofreciendo a las víctimas y familiares de los fallecidos a consecuencia del defecto, será de 625 millones de dólares.

En conjunto, los ingresos de GM en el segundo trimestre se redujeron a 38.200 millones de dólares, 1.400 millones de dólares menos que en el mismo periodo de 2014.

Barra y su director financiero, Chuck Stevens, expresaron su confianza en que los resultados de la primera mitad de 2015, en los que GM ha ganado un total de 2.115 millones de dólares, solo son un anticipo de mejores resultados en el segundo semestre y el conjunto de 2016.

«Creemos que nuestros resultados en la segunda mitad del año serán incluso mejores que los de la primera mitad, y estamos seguros que cumpliremos nuestros objetivos de 2016», sostuvo Barra.

«Los resultados demuestran el fuerte potencial de ganancias de esta compañía. Estamos muy enfocados en ejecutar los compromisos de 2016. Estamos haciendo lo que dijimos que haríamos. Seguiremos logrando un crecimiento rentable, fuertes retornos en el capital invertido, como hemos demostrado en este trimestre, todo ello para elevar el valor de los accionistas», concluyó.