Washington, 28 abr (EFE).- El anterior presidente de la Cámara Baja de EEUU, el republicano John Boehner, ha dejado clara su antipatía por el precandidato presidencial de su partido Ted Cruz, a quien ha tildado de “personificación de Lucifer” y “miserable hijo de puta”.

“Tengo amigos demócratas y amigos republicanos. Me llevo bien con casi todo el mundo, pero nunca he trabajado en mi vida con alguien que sea más miserable hijo de puta”, afirmó Boehner en un foro en la Universidad de Stanford (EEUU) sobre Cruz, informó hoy la prensa local.

El expresidente de la Cámara de Representantes, que abandonó el cargo el pasado octubre, tuvo en su momento varios encontronazos con Cruz, de origen cubano y quien torpedeó algunas de sus iniciativas en el Legislativo.

En 2013, por ejemplo, el aspirante presidencial se reunió con miembros del Caucus de la Libertad, una de las facciones más conservadoras del Partido Republicano, y les instó a oponerse a la financiación sanitaria del presidente de EEUU, el demócrata Barack Obama.

Ese paso provocó eventualmente el cierre parcial de la Administración, una circunstancia que socavó la imagen pública del Partido Republicano.

Desde Indiana, estado que celebrará elecciones primarias el próximo martes, Cruz replicó hoy al exlíder republicano.

“Lo interesante es que nunca trabajé con John Boehner. No conozco a ese hombre”, afirmó el senador tejano.

“De hecho, durante el cierre del Gobierno, contacté con John Boehner para colaborar en que se hiciera algo significativo. Él dijo: ‘No tengo interés en hablar con usted”, señaló el precandidato presidencial.

“Cuando John Boehner me llama Lucifer , él está dirigiendo eso a ustedes. Lo que le enfada a Boehner es mi apoyo al pueblo estadounidense”, agregó Cruz ante los periodistas.

Mejor opinión manifestó Boehner sobre los otros dos contendientes en la carrera republicana por la candidatura a la Casa Blanca: el magnate Donald Trump, gran favorito de la competición, y el gobernador de Ohio, John Kasich.

El expresidente de la Cámara Baja aseguró que mantiene un trato amistoso con Trump, con quien solía jugar al golf como “colegas que se envían mensajes de texto”.

Boehner adelantó que apoyará al magnate inmobiliario si, como a día de hoy apuntan todos los indicios, logra finalmente la nominación presidencial.

Sobre Kasich, el exlíder republicano comentó: “Es todavía mi amigo y le aprecio”.

Boehner opinó asimismo acerca de la carrera hacia la nominación presidencial en el Partido Demócrata, y vaticinó que la ex secretaria de Estado Hillary Clinton se impondrá al senador por Vermont Bernie Sanders en esa pugna.

Sin embargo, advirtió, la polémica de los correos electrónicos de Clinton podría darle a la ex primera dama una sorpresa desagradable antes de la convención demócrata de julio próximo, que designará al candidato a la Presidencia.

Clinton está siendo investigada en relación con el uso de su cuenta de correo electrónico privada para asuntos de interés nacional mientras encabezaba la diplomacia estadounidense (2009-2013).

“No se sorprendan si, dos semanas antes de la convención, llegan (el vicepresidente) Joe Biden en paracaídas (como posible candidato) y Barack Obama echando leña al fuego”, vaticinó John Boehner.