Naciones Unidas, 27 abr (EFE).- España confió hoy en que el preacuerdo alcanzado por las potencias internacionales con Irán sobre su programa nuclear impulse la no proliferación atómica y abra una vía al diálogo regional en materia de seguridad.

Así lo señaló el secretario de Estado de Asuntos Exteriores de España, Ignacio Ybáñez, en su intervención ante la Conferencia de Revisión del Tratado de No Proliferación (TNP), que se celebra desde hoy en la sede de las Naciones Unidas.

«Tenemos la esperanza de que el preacuerdo alcanzado en Lausana el pasado 2 de abril sobre el programa nuclear iraní pueda concretarse en las próximas semanas. España se felicita de este acuerdo inicial que supone un importante avance para la solución de esta controversia, y es resultado de arduas negociaciones diplomáticas», señaló.

Ybáñez consideró que el pacto es un «importante progreso para asegurar la naturaleza exclusivamente pacífica del programa nuclear iraní» y dijo que España confía en que «dé un impulso positivo al TNP y abra una vía de dialogo regional en materia de seguridad».

Al mismo tiempo, reafirmó su apoyo «al inalienable derecho de todos los Estados Partes del TNP a la utilización de la energía nuclear con fines pacíficos, sin ningún tipo de discriminación».

El secretario de Estado se refirió además a la iniciativa para crear una zona libre de armas nucleares en Oriente Medio y consideró que se trata de una «cuestión de crucial relevancia para incrementar la seguridad y la estabilidad», por lo que urgió a las partes a avanzar.

Ybáñez también apuntó al riesgo que supone el desvío de material y tecnologías nucleares a grupos terroristas y destacó las «catastróficas consecuencias humanitarias» que tendría el uso de este tipo de armamento.

Por ello, reiteró el apoyo de España al proceso de desarme nuclear, que para el Gobierno debe llevarse a cabo de «manera realista y gradual» y con la participación de las potencias atómicas.

Ybáñez intervino en la primera jornada de la Conferencia de Revisión del TNP, en la que durante los próximos días intervendrán más de un centenar de países, y que se clausurará el próximo 22 de mayo.