Nueva York, 20 jul (EFE).- El vicepresidente de Brasil, Michel Temer, defendió hoy en Nueva York la estabilidad de su país y se mostró convencido de que será capaz de superar la “pequeña crisis económica” y política que vive.

Temer se expresó así en un discurso ante académicos y empresarios en el Cornell Club de la Gran Manzana, donde comenzó una visita de dos días a la ciudad.

El vicepresidente destacó la “estabilidad institucional” de Brasil y su “pluralidad extraordinaria”, en una intervención dirigida principalmente a convencer a los inversores de los atractivos del país.

Brasil, que durante la última década fue uno de los destinos preferenciales de los grandes inversores internacionales, afronta ahora una delicada situación económica que ha llevado a todos los analistas a proyectar para este año una contracción de al menos un 1,2 % del PIB.

Según un informe financiero divulgado hoy por el Banco Central de Brasil, la economía brasileña se contraerá este año un 1,7 % y la inflación anual llegará a diciembre situada en un 9,15 %.

Temer destacó entre otras cosas la seguridad jurídica que ofrece Brasil y la solidez de su democracia y puso sobre la mesa una “economía aún fuerte”, a pesar del reajuste por el que está pasando.

Además, se mostró optimista de cara al futuro y aseguró que “esta pequeña crisis económica y un poco política será superada por la absoluta seguridad en lo tocante a la estabilidad institucional”.

Las derivaciones políticas del escándalo de corrupción detectado en la firma estatal Petrobras han enturbiado el clima político y han deteriorado las relaciones entre el Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff y su propia base parlamentaria.

El martes el vicepresidente brasileño dictará otra conferencia en la sede del American Bar Association, organización colegiada que agrupa a los abogados de Nueva York.