Nueva York, 5 abr (EFE).- El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) subió este viernes un 1,6 % y cerró en 63,08 dólares el barril, un optimismo inversor que al igual que en Wall Street estuvo motivado por los buenos datos del empleo en Estados Unidos, que alejan el temor a una desaceleración económica a corto plazo.

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del WTI para entrega en mayo sumaron 0,98 dólares de dólar respecto a la sesión previa.

Los precios del petróleo de Texas se enfilan así hacia los 70 dólares con un nuevo máximo en cinco meses, en una jornada especialmente optimista porque el índice de desempleo en Estados Unidos se mantuvo sin cambios en el 3,8 % en marzo, un mes en el que se crearon 196.000 nuevos puestos de trabajo, más de lo previsto.

Los analistas creen así que los signos de desaceleración económica mundial, que han sido un obstáculo para los precios del petróleo, parecen disiparse al menos en parte.

Además, la batalla por el control de Trípoli y por extensión de toda Libia, que libran el mariscal Jalifa Hafter, hombre fuerte del este del país, y el Gobierno sostenido por la ONU en la capital, se aprecia como una amenaza que podría interrumpir el suministro de crudo de este miembro de la OPEP.

Los contratos de gasolina con vencimiento en mayo subieron casi 3 centavos, hasta 1,96 dólares el galón, y los de gas natural, con vencimiento el mismo mes, avanzaron 2 centavos y se situaron en 2,66 dólares por cada mil pies cúbicos.