Washington, 23 jul (EFE).- El Fondo Monetario Internacional (FMI) señaló hoy que las políticas de estímulo en Japón, conocidas como «Abenomics», deben ser «recargadas» para impulsar el crecimiento y advirtió de una sobredependencia en la debilidad del yen.

«Las Abenomics necesitan ser recargadas de modo que las limitaciones en las medidas no se conviertan en un freno al crecimiento y la inflación», aseguró el Fondo en su revisión anual de la economía de sus países miembros, conocida como «artículo IV», al alertar sobre los riesgos de un estancamiento en este proceso.

Estas políticas de estímulo lanzadas por el primer ministro japonés Shinzo Abe cuando llegó al poder en 2012 se basan en la expansión monetaria, la flexibilidad fiscal y las reformas estructurales para aumentar el potencial de crecimiento.

El FMI prevé una ligero repunte de la tercera economía mundial hasta el 0,8 % este año y 1,2 % en 2016, después de la contracción de 0,1 % de 2014.

Especialmente, el organismo remarcó que aunque la inflación parece comenzar a crecer, a un ritmo anual de en torno al 1,5 % a medio plazo, pero aún se encuentra por debajo por el objetivo del 2 % marcado por el Banco de Japón.

«Además de una rápida puesta en práctica de las ya anunciadas, son necesarias de manera urgente reformas estructurales de gran impacto que respalden el crecimiento, faciliten la consolidación fiscal y aligeren la política monetaria», agregó el reporte.

Entre ellas, mencionó la reducción de la dualidad en el mercado laboral y progresar en la desregulación de los sectores de servicios y agrícola.

Un mayor estímulo monetario por parte del Banco de Japón, precisó, «que no vaya acompañado de ambiciosas reformas estructurales y una estrategia fiscal creíble podrían llevar a una sobredependencia de la depreciación del yen para reactivar la economía».

En los últimos dos años el yen se ha depreciado cerca de un 25 % respecto al dólar.