Naciones Unidas, 22 jul (EFE).- Los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas condenaron hoy “en los términos más enérgicos” el atentado suicida acaecido en Suruç (Turquía) el 20 de julio y que acabó con la vida de 32 personas.

El máximo órgano de decisión de la ONU tildó el atentado de “atroz”, extendió sus condolencias a las familias y al Gobierno de Turquía, además de desear una rápida recuperación a los más de 100 heridos de este ataque en una ciudad cercana ala frontera con Siria.

Las autoridades turcas han atribuido el atentado al Estado Islámico (EI) y el Consejo subrayó “la necesidad de llevar ante la justicia a los responsables de este acto reprobable de terrorismo” y reafirmaron la necesidad de combatir estos ataques “de acuerdo con la Carta de las Naciones Unidas”.

“Cualquier acto de terrorismo es criminal e injustificable, independientemente de sus motivaciones, dónde, cuándo y quién lo haya cometido”, añaden desde la ONU.

El principal sospechoso es un joven de 20 años turco que pasó varios meses en las filas del EI y el atentado ha exacerbado las tensiones entre el Gobierno y los movimientos de la izquierda turca y kurda, que acusan al Ejecutivo de ser benevolente ante las actividades de la organización yihadista Estado Islámico, probable responsable del ataque.