EFE/EPA/JUSTIN LANE

Nueva York, 26 may (EFE).- El cerco judicial sobre los negocios del expresidente estadounidense Donald Trump sigue estrechándose en Nueva York.

La convocatoria de un gran jurado para estudiar posibles imputaciones, en una señal de que los fiscales consideran que pueden tener material suficiente para llevar al magnate o a algún colaborador ante la Justicia.

La reunión del gran jurado, que adelantó este martes The Washington Post, apunta a que la Fiscalía ve posibles delitos y aspira a presentar cargos como resultado de las investigaciones que desarrolla desde hace más de dos años en torno a la Organización Trump.

Las pesquisas que lidera el fiscal del distrito de Manhattan, Cyrus Vance, abarcan posibles fraudes fiscales, de seguros y otros delitos de alcance penal, supuestamente cometidos antes de la llegada de Trump a la Casa Blanca.

Estos podrían incluir tasaciones infladas, desgravaciones sin justificación y contabilidad duplicada para, a la postre, no pagar o pagar muy pocos impuestos durante años, según ha ido trascendiendo.

Vance consiguió un gran triunfo el pasado febrero, cuando logró acceso a años de declaraciones de impuestos de Trump tras una larga batalla legal.

El fiscal, además, ha estado investigando los pagos secretos de dinero que la campaña electoral de Trump hizo a la actriz porno Stormy Daniels. Buscaban evitar que hiciera pública una supuesta relación sexual con el entonces candidato a la Presidencia, dado que podrían infringir la legislación del estado de Nueva York.

La semana pasada, la fiscal general de Nueva York, Letitia James, que desarrollaba en paralelo una investigación civil en torno a la empresa de Trump, anunció que se sumaba a la vía criminal abierta por Vance.