Austin (EE.UU.), 28 mar (EFE).- El aventurero español Javier Campos se encuentra a las puertas de completar el primer mes de su travesía en solitario de más de 3.500 kilómetros por los Apalaches, una cordillera ubicada en el este de Estados Unidos y que pretende completar a mediados de julio.

“Hasta ahora me ha sorprendido bastante la monotonía del recorrido: he andado más de 500 kilómetros seguidos, como de Granada a Madrid, rodeado de árboles la mayoría del tiempo”, señaló hoy en una entrevista telefónica con Efe el experimentado montañero, que quiso destacar, no obstante, la belleza de esta uniformidad paisajística.

Especialista en expediciones en solitario a montañas, regiones polares y grandes travesías, Campos ha escalado a lo largo de su trayectoria personal varias montañas de 7.000 y 8.000 metros, ha recorrido dos veces el Polo Norte y ha atravesado en bicicleta el desierto del Sahara, entre otras hazañas.

A pesar de haber estado en algunos de los lugares mas fríos del mundo, el caminante reconoció que su peor momento hasta ahora durante el “reto de los Apalaches” lo vivió hace unos diez días en las montañas Great Smoky, en el estado de Carolina del Norte, donde se vio sorprendido por una ola de frío que duró varias jornadas con temperaturas que alcanzaron los quince grados bajo cero.

Este contratiempo climático hizo que el excursionista almeriense saliera más débil de lo previsto de esta etapa de la ruta, en la que ya perdió diez kilos de peso por el sobresfuerzo.

“Es una lucha constante entre lo que quiero hacer y lo que el cuerpo me pide”, añadió.

Para Campos, el secreto en estas aventuras de largo recorrido en solitario es saber cómo gestionar los momentos bajos y salir hacia adelante cubriendo etapas a corto plazo, “sin perder la cabeza” en ningún momento.

“En todas las expediciones que he hecho siempre hay un momento en el que empiezas a preguntarte por qué estás haciendo eso, cuánto te queda para volver a ver a tu familia y amigos, en el tiempo que te queda por delante (…). En esta ocasión, cuando me llegó esta situación estaba preparado y la superé más o menos bien”, relató el primer hombre que hizo en solitario y en invierno la Alta Ruta del Himalaya en 2012.

Sin embargo, apuntó “ser consciente” de que volverá a vivir episodios parecidos en los más de cien días de aventura que le quedan por el sendero de los Apalaches, que se extiende desde la Springer Mountain, en el estado de Georgia, hasta el Monte Katahdin en Maine.

El recorrido también pasa por los estados de Carolina del Norte, Tennessee, Virginia, Virginia Occidental, Maryland, Pensilvania, Nueva Jersey, Nueva York, Connecticut, Massachusetts, Vermont y Nuevo Hampshire.

Durante la etapa de hoy, Campos llegó a la localidad de Damascus (Virginia), el segundo lugar donde el excursionista tiene contacto con un asentamiento humano tras los casi 800 kilómetros recorridos hasta el momento.

El viajero, que divide los tramos en excursiones de unas diez horas diarias, destacó la importancia del apoyo de la gente que sigue sus aventuras a través de su página web y las distintas redes sociales en las que el “reto de los Apalaches” tiene cobertura.

Para tener una documentación extensa de sus expediciones, Campos invierte tiempo cada jornada en redactar, grabar y fotografiar sus experiencias para poder mantener informados a los seguidores sobre los progresos de sus hazañas.

De hecho, uno de los objetivos del montañero andaluz es acercar sus vivencias a la gente a través de conferencias y documentales una vez acaba estas largas excursiones, por lo que todo el material que cuelga en Internet regularmente es básico para la parte posterior de sus retos.