Washington, 27 abr (EFE).- Una alta funcionaria de EE.UU. advirtió hoy que el presidente Barack Obama tendrá que «considerar» la posibilidad de vetar un proyecto de ley bipartidista que permite al Congreso supervisar el acuerdo nuclear con Irán, en caso de que se le añadan las «terribles» enmiendas que debate el Senado.

Obama se ha mostrado dispuesto a firmar un proyecto de ley bipartidista que otorga al Congreso un rol «procesal» en la revisión del acuerdo que alcancen las potencias con Irán, «sin entrar en la sustancia» del pacto, recordó la subsecretaria de Estado de EE.UU. para Asuntos Políticos, Wendy Sherman, en una conferencia.

«Ese proyecto de ley se debatirá en el pleno del Senado esta semana y habrá algunas enmiendas bastante terribles, francamente», dijo Sherman, que lidera el equipo negociador estadounidense en las conversaciones entre el Grupo 5+1 e Irán.

«El presidente (Obama) ha dicho que si el proyecto de ley se queda como está, no lo vetará, pero si se convierte en otra cosa, tendrá que considerar sus opciones», agregó Sherman en su discurso ante la organización judía Centro de Acción Religiosa (RAC) en Washington.

El proyecto de ley, promovido por el senador republicano Bob Corker y el demócrata Ben Cardin, impide que Obama levante cualquier sanción ya en vigor contra Irán mientras el Congreso revisa los contenidos del acuerdo, para lo que contará con un plazo de 30 días.

No obstante, muchos senadores insisten en vincular al proyecto medidas como la exigencia a Irán de que reconozca al Estado de Israel, una enmienda impulsada por el senador republicano Marco Rubio, aspirante a la Presidencia de EE.UU. para 2016.

Rubio también quiere añadir una enmienda que requeriría que Teherán libere al periodista del diario «The Washington Post» Jason Rezaian, detenido en julio de 2014 en Irán y acusado de espionaje.

Además, el senador republicano John Barrasso impulsará una enmienda que obligaría al Ejecutivo de Obama a certificar que Irán no apoya a terroristas que actúen contra los intereses de EE.UU.

La Administración de Obama considera que esas enmiendas pondrían en peligro las negociaciones del Grupo 5+1 (China, EE.UU., Francia, Reino Unido, Rusia y Alemania), que busca alcanzar un pacto definitivo con Irán sobre su programa nuclear antes del 30 de junio.

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, se reunirá hoy en Nueva York con el ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, para continuar con las negociaciones.

«Trabajaremos sin descanso entre ahora y el fin de junio para ver si podemos resolver de forma pacífica este urgente reto de seguridad», aseguró hoy Sherman, que asistirá a la reunión.

El punto más contencioso en esta recta final es el levantamiento de las sanciones internacionales a Teherán, ya que Irán exige que se haga de forma automática e integral una vez que se apruebe el pacto, mientras que las potencias insisten en hacerlo de forma gradual, en función del cumplimiento del pacto por parte de los iraníes.

«Si detectamos que Irán está tratando de romper su compromiso o violar el acuerdo, tendremos las mismas herramientas sobre la mesa para responder que tenemos hoy», garantizó Sherman.

La jefa negociadora estadounidense explicó a la audiencia judía de la conferencia que Estados Unidos se opone a emplear la vía militar contra Irán porque, según los cálculos de la comunidad de inteligencia norteamericana, eso «solo acabaría con su programa nuclear por unos dos años» antes de que lo reconstruyeran.

«(Los iraníes) han llegado al punto de dominar el ciclo nuclear, y no se puede destruir el conocimiento con bombas», subrayó.