Washington, 13 abr (EFE).- El Gobierno de Estados Unidos manifestó este martes su deseo de trabajar con el presidente electo de Ecuador, el centroderechista Guillermo Lasso, y su vicepresidente, Alfredo Borrero, tras su toma de posesión el 24 de mayo después de su victoria electoral.

En un comunicado, el secretario de Estado, Antony Blinken, elogió además al candidato correísta, Andrés Arauz, «por defender los principios democráticos» del país.

Lasso ganó el domingo en los comicios en Ecuador, donde se impuso con el 52,37 % de los votos, en la primera victoria de un conservador en unas presidenciales desde hace dos décadas en el país.

Blinken felicitó al pueblo ecuatoriano «por ejercer su derecho a elegir a sus dirigentes, especialmente en estos tiempos tan difíciles».

El jefe de la diplomacia de EE.UU. defendió que la alianza entre ambos países se basa en valores fundamentales, como el respeto mutuo por las instituciones democráticas, la capacidad de expresar abiertamente puntos de vista diferentes, el papel fundamental de la sociedad civil y el valor de una prensa libre y sin restricciones.

«Muchas sociedades, incluida la nuestra, han experimentado una polarización en los últimos años, pero solo trabajando juntos podremos alcanzar todo nuestro potencial y superar nuestros mayores obstáculos, como las consecuencias sanitarias y económicas de la pandemida de la covid-19», agregó.

Lasso presentó el lunes en Quito una batería de reformas para su gestión, aunque privilegiará la sanidad, el empleo y la pobreza para comenzar a rescatar el país de sus «cuatro crisis».

Ecuador vive desde 2019 uno de los períodos más complicados de su historia reciente, con una deuda pública de casi 70.000 millones de dólares y una crisis socioeconómica a raíz de la pandemia que ha sembrado pobreza y desempleo en cientos de miles de hogares: 1,2 millones de ecuatorianos, según Lasso, su prioridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *