Washington, 27 abr (EFE).- El Gobierno de EE.UU. confirmó que cuatro estadounidenses murieron como consecuencia del sismo del sábado en Nepal y anunció la donación de 9 millones de dólares para ayudar en las tareas de rescate y respuesta ante el terremoto.

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, lamentó hoy la «extraordinaria devastación» causada por el terremoto de magnitud 7,8 que devastó ese país y que dejó más de 4.00 muertos y 7.000 heridos, además de una cifra de desaparecidos aún por determinar.

«Hoy anunciamos que proporcionaremos 9 millones de dólares más para las tareas de respuesta y recuperación tras el terremoto de Nepal», dijo Kerry durante una conferencia de prensa en Nueva York junto a autoridades de Japón.

Los nuevos fondos se suman al millón de dólares para Nepal que ya anunció la Casa Blanca el sábado y elevan la ayuda estadounidense a 10 millones de dólares, una cifra que podría seguir ampliándose.

Además, Estados Unidos ha enviado «un equipo de respuesta a desastres de casi 130 personas» para proporcionar ayuda en los esfuerzos de rescate, coordinar la respuesta humanitaria y calcular cuánta ayuda más se necesita, según explicó en Washington un portavoz del Departamento de Estado, Jeff Rathke.

De ellos, 57 forman parte de un equipo de búsqueda y rescate procedente de Virginia y llegarán hoy al país; otros 57 proceden del Departamento de Bomberos de Los Ángeles (California) y llegarán el martes; y otros 14 son expertos en gestión de desastres de la Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID).

Los miembros del equipo de Virginia y los de USAID han viajado a Nepal a bordo de un avión militar y llevan consigo 45 toneladas de cargamento de primeros auxilios, según informó el domingo el Pentágono.

Entre los muertos por el terremoto, «hay cuatro ciudadanos estadounidenses que murieron en la región del Everest. Expresamos nuestras más profundas condolencias a sus familias y seres queridos», indicó hoy Rathke.

El portavoz identificó a dos de esos estadounidenses como Vinh B. Truong y Thomas Ely Taplin, pero no confirmó la identidad de los dos restantes «debido a razones de privacidad».

Según varios medios estadounidenses, entre los norteamericanos que fallecieron se encuentran Dan Fredinburg, un ejecutivo de Google; Tom Taplin, un documentalista y fotógrafo de Colorado; y Marisa Eve Girawong, una asistente de una empresa de Seattle (Washington).

Respecto a los desaparecidos, el Departamento de Estado ha recibido llamadas de «cientos de ciudadanos estadounidenses fuera de Nepal que están preocupados por sus familiares dentro del país y han pedido ayuda», explicó Rathke.

La embajada estadounidense en Katmandú continúa abierta y mantiene refugiados en sus instalaciones a unos 85 ciudadanos de este país, a los que se suman otros 220 que han recibido cobijo en el American Club de Nepal.