Washington, 25 abr (EFE).- La Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC) autorizó hoy a Charter Communications la compra de Time Warner Cable (TWC) y Bright House Networks por 88.400 millones de dólares, una fusión que da como resultado la segunda distribuidora de televisión por cable e Internet del país.

En sendos comunicados, la FCC y el Departamento de Justicia anunciaron sus respectivas autorizaciones al acuerdo con una serie de restricciones para proteger los derechos de los consumidores y el creciente sector de la distribución de vídeo por Internet.

Charter pagará 78.700 millones de dólares por Time Warner y 10.400 por Bright House Networks.

El grupo resultante, New Charter, pasará a ser el segundo proveedor de cable del país, con 24 millones de clientes y presencia en 41 estados, solo por detrás del grupo Comcast, que tiene 27 millones de abonados.

Para poder ejecutar esta compra, anunciada en mayo de 2015, Charter se ha comprometido durante siete años a una serie de condiciones de la FCC y el Departamento de Justicia para garantizar la competencia en la oferta de vídeo por cable e Internet.

Así, una orden del Departamento de Justicia prohíbe adoptar pactos de competencia desleal con programadores que impedirían que ciertos programas y series se emitieran en plataformas de televisión y cine en «streaming» como las populares Netflix y Hulu.

«Los distribuidores de vídeo por Internet ofrecen a los consumidores más elección de servicios de vídeo. Junto a la FCC, vigilaremos que New Charter no tiene el poder de denegar a los consumidores los beneficios de la innovación y los nuevos servicios», explicó en una nota la directora de Antimonopolio del Departamento de Justicia, Renata Hesse.

Por su parte, el presidente de la FFC, Tom Wheeler, defendió que «el impacto acumulativo» de las condiciones impuestas al acuerdo «proporcionará protección adicional a las nuevas formas de servicios de vídeo ofrecidas en Internet».

El 26 de mayo de 2015, Charter y TWC anunciaron un «acuerdo definitivo» de fusión para crear un nuevo grupo, llamado New Charter, y que incluye los activos de una tercera empresa adquirida por Charter, Bright House Networks.

Según los términos financieros de la operación anunciados entonces, Charter pagará 55.000 millones de dólares en efectivo y acciones, a razón de 100 dólares y 0,5409 de sus títulos por cada acción de TWC, además de asumir su deuda por valor de 23.700 millones.