Washington, 29 may (EFE).- El Pentágono aseguró hoy que los bombardeos de la coalición internacional contra el Estado Islámico (EI) efectuados en las últimas 24 horas están negando a los yihadistas “ventajas tácticas” en Irak y Siria, donde han conseguido avances que han elevado las críticas a la estrategia estadounidense.

La mayoría de los ataques aéreos de la coalición liderada por Estados Unidos se centraron en Irak, con 20 bombardeos, distribuidos principalmente en las estratégicas plazas de la refinería de Baiji y las ciudades de la provincia de Al Anbar, Ramadi, Faluya y Bagdadi.

En una teleconferencia, el coronel Pat Ryder, un portavoz del Mando Central, aseguró que las fuerzas iraquíes están realizando progresos en el norte y oeste de Al Anbar, provincia iraquí de mayoría suní, donde el EI ha logrado importantes avances en las últimas semanas.

El portavoz del mando encargado de las operaciones militares estadounidenses en Oriente Medio aseguró que las fuerzas iraquíes, que hace algo más de una semana abandonaron Ramadi a su suerte pese a superar en número a los yihadistas del EI, retomarán la ciudad.

El Pentágono aseguró hoy que los avances por tierra y los ataques de la coalición internacional por aire están “degradando las capacidades” del EI.

Pese a que el Pentágono sigue reiterando que el EI está a la defensiva, a la toma de Ramadi en Irak los yihadistas han sumado la conquista de Palmira de manos del ejército fiel al líder sirio Bachar al Asad.

En opinión de Ryder, el EI solo es capaz de “avances de corto plazo y actos de terrorismo” que le sirvan como instrumento de propaganda, como habría sido el caso de los dos coches bomba detonados en hoteles de lujo de la capital iraquí este jueves.

Al menos 15 personas fallecieron y otras cuarenta resultaron heridas ayer, en un ataque suicida con dos automóviles con explosivos frente a los hoteles Babilonia e Ishtar.