El expresidente de EE.UU. Donald J. Trump. EFE/EPA/MICHAEL REYNOLDS/Archivo

Los Ángeles, 11 jun (EFE).- El inspector general del Departamento de Justicia de EE.UU., Michael Horowitz, anunció este viernes la investigación sobre los motivos que llevaron al expresidente Donald Trump a ordenar incautar metadatos de congresistas demócratas y de sus entornos.

La apertura de esta investigación llegó después de que varios medios de comunicación informaran este jueves lo sucedido. Según los mismos, el Departamento de Justicia bajo la Presidencia de Trump (2017-2021) presuntamente requirió e incautó a Apple metadatos de representantes progresistas en el Congreso, con el fin de investigar las filtraciones a la prensa sobre Rusia.

En un comunicado, Horowitz explicó que «examinarán el cumplimiento del departamento con las políticas y procedimientos. Y si dichos usos, o las investigaciones, se basaron en consideraciones inapropiadas».

Entre los legisladores cuyos datos fueron incautados figura Adam Schiff, representante de California y que actualmente preside del Comité de Inteligencia de la Cámara Baja.

El congresista Eric Swalwell, que participó en las primarias demócratas a la Casa Blanca, confirmó a CNN que también fue objeto de la requisa. Y adicionalmente afirmó que se incautó además metadatos de familiares de los legisladores, incluido un menor de edad.

El Departamento de Justicia, en ese entonces bajo las órdenes de Jeff Sessions, requirió los documentos a Apple en febrero de 2018. Lo hizo a través de una orden secreta, que se renovó en tres ocasiones hasta expirar este 2021.

Fue entonces cuando Apple informó a los afectados que sus metadatos habían sido requisados por el Departamento de Justicia.

El objetivo del Gobierno de Trump era investigar de dónde salían las abundantes filtraciones a los medios de comunicación. Especialmente las referidas a los contactos del entorno del entonces presidente con el Kremlin.

Según el diario The New York Times, el mecanismo usado por el Gobierno de Trump para investigar las filtraciones no tiene precedentes conocidos.

En el marco de esa misma investigación, el Departamento liderado por Sessions también requirió información de periodistas. Con el objetivo de intentar averiguar sus fuentes, según fueron recientemente informados CNN, The New York Times y The Washington Post.