México, 16 oct (EFE).- Miembros de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) de México detuvieron hoy en Matamoros, estado de Tamaulipas, a Ángel Eduardo Prado Rodríguez, alias “El Ciclón 7”, jefe del Cártel del Golfo en ese municipio fronterizo con Estados Unidos.

El Grupo de Coordinación Tamaulipas informó en un comunicado que Prado Rodríguez, también conocido como “El Orejón”, estaba clasificado como uno de los 15 objetivos prioritarios de la Estrategia de Seguridad Tamaulipas que impulsan los Gobiernos federal y estatal.

Era el único de los objetivos de ese listado que no había sido detenido desde que se activó el 13 de mayo de 2014 la nueva fase de la Estrategia con un despliegue mayor de fuerzas federales en ese estado del noreste de México.

Su detención se realizó poco después de las 06.00 hora local (11.00 GMT) en un operativo realizado por elementos de la Sedena, quienes inmediatamente lo pusieron a disposición de la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía), indicó el Grupo de Coordinación, integrado por fuerzas de seguridad federales y estatales.

Por su parte, el comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales, declaró en un mensaje a la prensa en la Ciudad de México que Prado Rodríguez fue detenido “como resultado de los trabajos coordinados entre las dependencias federales de seguridad”.

“En seguimiento a diversas investigaciones y labores de inteligencia realizadas en Tamaulipas, se logró ubicar el paradero de este sujeto en un domicilio de la colonia Roberto Guerra (de Matamoros), donde el día de hoy fue detenido sin efectuar un solo disparo”, refirió Sales.

Añadió que al momento de su captura le fueron decomisadas cinco armas largas, cerca de 20.000 dólares en efectivo, un vehículo y seis bolsas con estupefacientes.

De acuerdo con el comisionado, Prado Rodríguez, de 30 años de edad y originario de Río Bravo, Tamaulipas, “presuntamente se encargaba de las actividades delictivas en Matamoros, y presumiblemente era responsable de la violencia generada en la zona por el control del conocido corredor Matamoros-Valle Hermoso”.

Se le vincula delitos como secuestro, homicidio, extorsión, trasiego y comercialización de drogas, tráfico de indocumentados y extracción y comercialización ilegal de hidrocarburos, refirió.

Tamaulipas ha sido por años escenario de violentos choques entre grupos del crimen organizado, principalmente el Cártel del Golfo y los Zetas, y entre los delincuentes y las fuerzas de seguridad.

También ha sido escenario de atroces crímenes contra indocumentados, entre ellos la matanza de 72 migrantes, la mayoría centroamericanos, ocurrida en agosto de 2010 en el municipio de San Fernando, atribuida a los Zetas.

Ante el recrudecimiento de la violencia, el Gobierno federal implementó el año pasado una nueva estrategia de seguridad que involucra un despliegue mayor de fuerzas federales y la depuración completa de los cuerpos de seguridad del estado.