Como si se tratara de Hannibal Lecter, personaje del “El silencio de los inocentes”, Rudy Eugene, de 31 años se comió a mordiscos el rostro de un hombre en la vía pública y en plena luz del día. El canibal habría ctuado bajos los efectos de las drogas, según la  policía de Miami que intenta esclarecer el caso que ha conmocionado a esa ciudad estadounidense.

La mañana del sábado Eugene fue encontrado desnudo mientras se comia a mordiscos el rostro de otro individuo vivo, igualmente desnudo.

“Estaba despedazándolo con su boca, le dije que lo dejara, pero continuó”, sostuvo un testigo a la TV local, para instantes después avisar a la policía. Efectivos intentaron detener al atacante, pero al no ceder, uno de los policías optó por dispararle. El hombre murió.

El agresor se había comido la nariz y los globos oculares de su víctima, quien se encuentra hospitalizada en estado crítico.

Se especula que el fallecido estaba bajo los efectos de una sobredosis de LSD, situación que puede desencadenar en conductas homicidas. La psicosis generada por el abuso de drogas provoca calor, motivo por el cual los implicados estaban desnudos, indicaron autoridades policiales. Las causas del crimen todavía son objeto de investigación.