Washington, 29 oct (EFE).- El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, se reunió hoy con el aspirante a ser el nominado del Partido Demócrata en las elecciones presidenciales Bernie Sanders, apenas una semana después de anunciar que no se presentará como candidato en la carrera por la Casa Blanca.

Biden y Sanders se reunieron en la residencia del vicepresidente en Washington durante aproximadamente una hora para debatir sobre “los asuntos críticos” que afectan a EE.UU., informó la campaña del senador independiente por Vermont y autocalificado socialista.

Entre otras cosas, los dos veteranos políticos (ambos tienen más de 70 años y una prolongada carrera pública) hablaron sobre la “necesidad” de reformar las aportaciones financieras a las campañas políticas para que “los ricos y poderosos no puedan influir de forma excesiva” en los procesos políticos.

También abordaron la necesidad de extender la educación pública en todo el país para que “cada joven, sin importar sus ingresos, pueda recibir educación universitaria”.

“Bajo el liderazgo del presidente Obama y del vicepresidente Biden este país ha mejorado mucho económicamente desde que se marcho el presidente George W. Bush y perdíamos 800.000 empleos mensuales y el mundo se encontraba al borde del colapso financiero”, indicó Sanders.

“Sin embargo, todavía nos queda un largo camino por recorrer para crear el tipo de economía que responda a los intereses de todos los estadounidenses y no solo del 1 %”, añadió el senador, quien dijo esperar trabajar con Obama y Biden para solucionar estos problemas.

Sanders, un senador hasta hace unos meses desconocido para el gran público fuera de Vermont, se ha erigido en la gran sorpresa de las primarias demócratas, donde es el único candidato capaz de hacer algo de sombra a la gran favorita, la exsecretaria de Estado Hillary Clinton.

La renuncia de Biden a presentarse a las elecciones la semana pasada, sin embargo, volvió a acrecentar las diferencias en los sondeos entre Sanders y Clinton, ya que gran parte del electorado que se había mostrado favorable a una hipotética candidatura del vicepresidente se inclinó por la exsecretaria de Estado.