Naciones Unidas, 20 sep (EFE).- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, denunció hoy ante los líderes mundiales las matanzas del régimen sirio y defendió que el futuro del país no puede depender únicamente del destino de su presidente, Bachar al Asad.

«Muchos grupos han matado a muchos inocentes, pero ninguno más que el Gobierno de Siria, que sigue lanzando barriles explosivos en barrios y que sistemáticamente tortura a miles de detenidos», dijo Ban en la apertura de la Asamblea General de Naciones Unidas.

El diplomático surcoreano defendió que es necesaria una «transición política» y que, tras tanta violencia y mala gestión, «el futuro de Siria no debe depender del destino de un solo hombre».