Dallas, 29 dec 2015.- Las autoridades mexicanas detuvieron a un joven estadounidense que estaba en libertad condicional por matar a cuatro personas en un accidente de tránsito cuando manejaba ebrio, cuatro semanas después de que desapareciera junto con su madre. El joven quedó libre alegando durante el juicio que sufría de "affluenza", una insatisfacción obsesiva porque sus padres le habían consentido demasiado.

La Fiscalía General del Estado de Jalisco señaló en un comunicado que sus agentes trabajaban con las autoridades estadounidenses a través de su consulado en Guadalajara desde el 26 de diciembre para localizar y capturar a Ethan Couch, de 18 años, y a su madre Tonya Couch. Los dos fueron localizados y detenidos el lunes por la tarde en una zona de playas en la localidad turística de Puerto Vallarta, en la costa del Pacífico.

Couch, un joven adinerado de Texas, saltó a la prensa en 2013 cuando causó la muerte de cuatro peatones y varios heridos al estrellar su camioneta contra un grupo de peatones. Su nivel de alcohol en la sangre era tres veces superior al límite legal y conducía su camioneta a 110 kilómetros por hora en una calle cuya velocidad máxima permitida es de 65.

El joven se declaró culpable de cuatro delitos bajo el efecto de sustancias y dos de agresión bajo el efecto de sustancias con resultado de lesiones graves. Por su edad no se le juzgó como a un adulto.

Durante el juicio, un sicólogo que testificó en su defensa afirmó que el muchacho padecía de "affluenza", un término que implica que los privilegios financieros hacen a una persona incapaz de comprender las consecuencias de sus acciones. Los abogados argumentaron que, producto de los beneficios que le brindaron sus acaudalados padres, este joven no podía distinguir entre el bien y el mal.

De acuerdo al psicólogo, los padres de Couch dejaron que prácticamente se criara solo, sin ninguna regla ni límite, y jamás lo castigaron.

Como ejemplo, contó que le habían regalado la camioneta a los 13 años, a pesar de que ya había tenido problemas con la ley.

Los fiscales habían pedido 20 años de prisión para Couch, pero los jueces le impusieron una sorpresiva sentencia de recibir un tratamiento de salud mental y una década de libertad condicional.

A inicios de diciembre de este año salió a la luz un video que mostraba a Couch participando en una competencia de beber en una fiesta, lo que violaba los términos de la libertad condicional. La policía acudió a su casa, pero la encontró vacía y sin datos de una nueva dirección. Tras ello, las autoridades emitieron una orden de arresto e iniciaron la búsqueda de su madre, Tonya Couch, con quien residía el adolescente.

El FBI y el Servicio de Alguaciles de Estados Unidos se unieron en la búsqueda luego de que las autoridades colocaran a Couch en la lista de los más buscados en el país.

"Estas personas fueron localizadas y capturadas el 28 de diciembre" y fueron entregados a las autoridades migratorias "por no acreditar su estancia legal en México", indicó la procuraduría de Jalisco en un comunicado.
La institución señaló que sus agentes trabajaban en este caso desde el martes pasado, en colaboración con personal policial de Estados Unidos, adonde serán trasladados los detenidos.

Tras su detención fueron entregados a las autoridades mexicanas de inmigración para ser deportados, señaló el comunicado.

Las primeras fotos tras el arresto Couch muestra que el joven había cambiado el color de su cabello y se había dejado crecer la barba.