Colorado Srings, CO. – Un joven de 19 años es acusado de apuñalar a sus dos pequeños hermanos y herir a su padre en Colorado, porque deseaba estar solo en casa, dijeron los investigadores del macabro incidente.

Los oficiales que llegaron a la vivienda en la mañana del martes encontraron a Malink Vicente Murphy de 19 años y, mal heridos, a una niña de 5 años, a un pequeño de 7 años y al padre de los tres hermanos, dijo el teniente Howard Black, portavoz de la policía.

Los agentes encontraron a los niños con signos vitales y trataron de revivirlos, pero cuando llegaron al hospital fueron declarados muertos.

El padre, Jefferson Murphy, dijo a los investigadores que estaba durmiendo en su habitación con su esposa cuando escuchó gritos procedentes del sótano.  Según las autoridades, él fue apuñalado durante el enfrentamiento con su hijo,  pero se encuentra estable.

El joven Murphy fue arrestado por sospecha de dos cargos de asesinato en primer grado. Una declaración jurada de arresto dice que el adolescente compró un cuchillo hace varios meses con el plan de matar a toda su familia y enterrar los cadáveres en el patio trasero.

El padre dijo a los investigadores que el adolescente, quien había sido arrestado en Illinois en marzo acusado de incendiar el vehículo deportivo de sus padres, había hablado previamente de matar a la familia.

Los padres dijeron a las autoridades que Murphy tenía graves problemas de salud mental y por ello en el incidente de marzo no quisieron que lo procesaran, dijo Bryan Kibler, fiscal del condado de Effingham, al medio local WXEF-FM.

Kibler dijo que las autoridades acordaron desestimar el caso si el adolescente recibió tratamiento.

En Colorado, los investigadores están entrevistando a personas que estaban en la casa en el momento de los apuñalamientos y hablando con vecinos y otros miembros de la familia para averiguar más sobre la familia, dijo Black.

El vecino Gilbert Macias le dijo a The Gazette of Colorado Springs que a menudo veía a su hermano y hermana más pequeños jugando afuera cuando llegaba a casa del trabajo.

Otra vecina, Judy Barnes, contó al periódico que le dio dulces a los niños cuando jugaban afuera y la llamaron "vecina abuela".

"Eran geniales. Eran solo niños", dijo. "Los vi anteayer. Estaban jugando en el patio con mamá y papá".