Fráncfort (Alemania), 20 oct (EFE).- El primer ministro francés, Manuel Valls, pidió hoy en la Feria del Libro de Fráncfort defender la tradición común europea ante las crisis actuales y fomentar el intercambio cultural entre los diversos países para fortalecer la capacidad de diálogo.

«¡Qué viva la tradición de la Feria de Fráncfort!, ¡qué viva la cooperación entre Francia y Alemania!, ¡qué viva Europa!», dijo Valls, al terminar su discurso en la rueda de prensa de presentación del programa de la lengua francesa como invitada de honor a la edición de 2017.

Francia fue ya invitada de honor en 1989 cuando, como lo recordó hoy Valls durante su discurso, soplaban otros vientos en Europa.

Las transformaciones en el Este, que tendrían su punto culminante con la caída del muro de Berlín el 9 de noviembre, llevaron un ambiente de euforia que se notaba en los pasillos de la Feria.

Ahora, más de 25 años después, el ambiente es otro. «Tenemos el ‘brexit’, la amenaza terrorista, la crisis de los refugiados. En medio de esas situaciones, muchas veces se ataca a la cultura», dijo Valls.

Por ello, justamente en estos momentos, según el político francés, es importante defender la tradición cultural común europea, marcada por el diálogo y la diversidad y por el intercambio entre distintas lenguas.

«Europa es un proyecto único en el mundo y ha sido siempre el continente de las traducciones», indicó Valls.

«Tenemos una herencia cultural común hecha de varias culturas, yo mismo hablo ahora en francés ante ustedes en el centro de Europa pero nací en Barcelona y pertenezco a varias tradiciones culturales», señaló.

Valls se definió como miembro de una generación en la que se consideraba importante el intercambio entre Francia y Alemania como un camino para curar las heridas del pasado.

Ahora las dos guerras mundiales se ven como algo muy lejano y la amistad entre Francia y Alemania como algo normal pero Valls considera que es importante revivir el intercambio en el campo cultural.

«Es claro que tenemos sólidas relaciones económicas y también políticas y de esto último fue un ejemplo el encuentro de ayer en Berlín de la canciller Angela Merkel y el presidente François Hollande con los presidentes de Rusia y Ucrania. Pero creo que es importante relanzar las relaciones culturales», dijo.

«Tenemos que despertar la curiosidad para que -indicó- los jóvenes alemanes conozcan mejor a Francia y viceversa».

En la literatura, recordó Valls, siempre ha habido intercambios importantes y ya Goethe escribía permanentemente sobre lo que pasaba en Francia y Victor Hugo se ocupaba de Alemania.

Francia quiere involucrar en su presentación para la feria de 2017 a todo el mundo francófono.

La Suiza francesa y la parte francesa de Bélgica ya están integradas en los preparativos y ahora se trata de lograr una representación de los países africanos.

A partir de comienzos de año, se empezarán a realizar diversos actos en ciudades alemanas para promover la cultura francesa y, entre ellos, hay algunos acontecimientos centrales como la Feria del Libro de Leipzig o el Festival de Literatura de Colonia, ambos en primavera.

A lo largo de 2017, cerca de 250 autores franceses participarán en actos en Alemania y unos 70 estarán en la Feria entre el 10 y el 15 de octubre.

El francés, después del inglés, es el segundo idioma más traducido en Alemania mientras que en Francia el alemán ocupa el tercer lugar.

Después del acto de presentación de los planes franceses, Valls recorrió el recinto de la Feria en compañía del alcalde de Fráncfort, Peter Feldmann.