Foto de archivo de la escritora Liudmila Ulítskaya. EFE/Quique Curbelo

Copenhague, 5 oct (EFE).- El británico Salman Rushdie, la rusa Liudmila Ulítskaya y el francés Michel Houllebecq son algunos de los nombres que dominan en los pronósticos previos en la víspera del anuncio del Nobel de Literatura en los medios suecos y las casas de apuestas.

Los tres llevan sonando hace tiempo, sobre todo, Rushdie, quien sufrió un grave atentado en agosto pasado por su polémico libro “Los versos satánicos”, en el centro de las protestas de fundamentalistas islámicos desde su publicación en 1988.

En las especulaciones previas aparecen también los noruegos Jon Fosse, Karl Ove Knausgård y Dag Solstad, la francesa Annie Ernaux, el ruso Vladimir Sorokin, el estadounidense Cormac McCarthy y la nigeriana Chimamanda Ngozi Adichi.

Los autores africanos tienen menor presencia en las quinielas de este año, después de que el tanzano Abdulrazak Gurnah, quinto del continente en obtener el Nobel de Literatura, lo lograra en 2021 por su obra centrada en el poscolonialismo.

Si la Academia Sueca decide volver a premiar a un escritor africano, podría escoger al somalí Nuruddin Farah, el mozambiqueño Mia Couto, el keniano Ngugi Wa Thiong’o, la ruandesa Scholastique Mukasonga o el sirio Adonis, gran favorito durante años.

No es la primera vez que un clásico de los pronósticos es recuperado cuando parecía olvidado, como ocurrió por ejemplo con el peruano Mario Vargas Llosa (2010) y el austríaco Peter Handke (2019).

Ahí aumentarían las opciones de nombres consagrados como los estadounidenses Don DeLillo, Thomas Pynchon y Joyce Carol Oates; la canadiense Margaret Atwood, el checo Milan Kundera, el húngaro Péter Nádar, el holandés Cees Noteboom, el italiano Claudio Magris, el albanés Ismail Kadaré, el australiano Gerald Murnane o el portugués António Lobo Antunes.

El estadounidense George Sanders, el surcoreano Ko Un, las francesas Marie NDiaye y Nina Bouraoui, el irlandés Colm Tóibín, la canadiense Anne Carson y el japonés Haruki Murakami aparecen también en la lista de supuestos candidatos, ya que la Academia no confirma nombres hasta pasados 50 años.

DOCE AÑOS SIN UN PREMIADO EN LENGUA HISPANA

En los 122 años de historia del premio, la Academia Sueca -que lo ha dejado exento en varias ocasiones y en otras ha premiado a más de un autor- ha distinguido a 118 escritores, solo 16 de ellos mujeres y más del 80 % originario de Europa o América del Norte, con un claro dominio de la lengua inglesa (31 galardonados), por delante de la francesa y alemana (14) y española (11).

El español José Echegaray abrió en 1904 la lista de autores hispanos, que incluye a compatriotas suyos como Jacinto Benavente (1922), Juan Ramón Jiménez (1956), Vicente Aleixandre (1977) y Camilo José Cela (1989).

La lista de premiados en castellano la completan los chilenos Gabriela Mistral (1945) y Pablo Neruda (1971), el guatemalteco Miguel Ángel Asturias (1967), el colombiano Gabriel García Márquez (1982), el mexicano Octavio Paz (1990) y el peruano Mario Vargas Llosa (2010).

La reciente muerte del novelista español Javier Marías deja a las letras en castellano sin el nombre que más había sonado en las quinielas previas en los últimos años, junto a otros como su compatriota Eduardo Mendoza o el argentino César Aira.

Que haya pasado más de una década desde la elección de Vargas Llosa podría jugar a favor de las letras hispanas, aunque la Academia insiste siempre que no premia ni literaturas ni países, sino a autores, aunque a veces sus decisiones parezcan seguir un criterio de rotación de continentes y de lenguas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *