adrid, 31 may (EFE).- Desde cuentos portugueses a la poesía de Gloria Fuertes, pasando por superventas como los “Diarios de Greg” y la pandilla de “Los Futbolísimos” o clásicos ilustrados como “Alicia”, hay libros infantiles para todas las edades en la Feria del Libro, que este año tiene un nuevo aliciente: los pícnics literarios.

Se trata de una iniciativa del Pabellón infantil de la 76 edición de la Feria del Libro de Madrid, que presta a los grupos escolares que lo soliciten unas cestas de pícnic en las que, junto a un mantel de cuadros para sentarse a leer bajo los árboles del Retiro, hay lotes de 40 libros para niños a partir de 4 años y de 6 años.

Las visitas de colegios son una parte muy importante de la actividad de este pabellón, por el que de lunes a viernes hasta el final de la feria pasarán cerca de cien grupos escolares, a los que se han sumado este año alumnos de Secundaria y Bachillerato.

Los cuentos portugueses o la poesía de Gloria Fuertes centran este año las actividades organizadas para los niños en la feria, que, con el nombre de “Portugal cuenta”, rinde un homenaje a la literatura infantil del país invitado a esta cita literaria.

Autores e ilustradores lusos como Abigail Ascenso y André da Loba, Jorge Letria, Carolina Sobral, Ana Pessoa, Joana Estrela, Alfonso Cruz, Margarida Bottelho o Mario Rainha presentan sus obras estos días en Madrid dentro de las actividades de la feria.

Gloria Fuertes, con motivo del centenario de su nacimiento, que se celebra el 28 de julio, es otro de los platos fuertes de la Feria, al que se unirán los lectores más jóvenes para homenajear a esta figura clave en la historia de la poesía para niños.

También la poesía ha tenido hoy un hueco en las actividades infantiles en la feria, de la mano de José Luis Ferris, biógrafo de Miguel Hernández y autor de varios libros para niños sobre el poeta de Orihuela y otros autores en “Mi primer libro de poesía” y “El sabor de las palabras” (Anaya).

En las casetas donde se ofrecen libros infantiles firman personajes tan famosos como Greg, protagonista de una serie que lleva más de 60 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo y del que hace meses salió su décima entrega en español (RBA).

Los álbumes ilustrados como “Alicia en el país de las maravillas” o “Alicia a través del espejo”, clásicos de Lewis Carroll ilustrados por Benjamin Lacombe, son algunas de las propuestas de Edelvives más demandadas por los jóvenes lectores.

A estos álbumes se acaba de sumar “La sombra del golem” de Eliette Abecassis e ilustrado también por Lacombe, y la última historia de Miranda, una colección de relatos sobre las vidas de destacadas mujeres contadas por una niña de 8 años.

Otra de las sagas superventas de literatura infantil que se puede encontrar en la feria es la de “Los Futbolísimos”, de Roberto Santiago, uno de los autores de literatura infantil y juvenil con más seguidores y que ha vendido más de un millón de ejemplares con esta serie de libros, traducida a varios idiomas.

Y con motivo del 40 aniversario de Teo (1977-2017), Timunmas ofrece la posibilidad a sus pequeños lectores de entrar en el mundo de este famoso personaje para que interactúen con el contenido y puedan hacer sus propios libros.

Pero también pequeñas editoriales de reciente creación exponen sus novedades, como es el caso de “La casita roja”, que, tras su lanzamiento con seis títulos en otoño del pasado año, publica ahora “Vida en Marte”, del norteamericano Jon Agee, una humorística historia sobre un pequeño astronauta.

La literatura infantil y juvenil española es un subsector pujante que no ha dejado de crecer en los últimos años, según la federación de editores, que cifró la facturación de 2015 en 258 millones de euros, lo que representa el 11,5 % del total del sector editorial. Además, se exportaron 5,86 millones de ejemplares por valor de 26,36 millones de euros.