Los Ángeles.- Un grupo de músicos, principalmente hispanos, se manifestó ante la sede de la Academia de la Grabación de EE.UU. (NARAS) para reclamar que las 31 categorías de premios eliminadas en 2011 vuelvan a existir.

Los artistas, apoyados por organizaciones como GrammyWatch, Presente.org y National Hispanic Media Coalition (NHMC), entregaron en la sede de NARAS en Santa Mónica (Los Ángeles) 23.000 firmas dirigidas al presidente de la institución, Neil Portnow, para demostrar que tienen respaldo social.

La decisión de reducir de 109 a 78 el número de categorías con opción a galardón en los Grammy, que se tomó en abril pasado sin consultar a los 21.000 miembros de NARAS, dejó fuera de la competencia a géneros como el jazz latino, la música norteña o el blues tradicional.

«No se trata de ingresos o de dinero, se trata de representar la excelencia artística», dijo el múltiple ganador de Grammy Óscar Hernández, director de la Spanish Harlem Orchestra y director musical de Rubén Blades.

Hernández se quejó de que NARAS haya dado prioridad a los géneros más populares frente a la diversidad, cuando, según dijo, es algo que va en contra de los objetivos para los que fueron creados.

Según figura en la web de NARAS, los premios nacieron para «honrar los logros artísticos, la destreza técnica y la excelencia en la industria de la grabación sin considerar las ventas o las listas de éxito».

Inés González, vicepresidenta de NHMC, acusó a NARAS de «fracasar» en su misión de propagar todas las formas de música con origen en EE.UU. «Más de un 70 por ciento de estas categorías representa música de raíces étnicas, esto huele a racismo», aseguró.

Miguel Perla, portavoz de Presente.org, entidad de alcance nacional dedicada a dar voz política a las causas hispanas, solicitó a la dirección de la Academia que abra un proceso de diálogo con los afectados. Efe no tuvo respuesta por ahora de la Academia de la Grabación a una consulta sobre las críticas que ha recibido.

Entre los artistas que acudieron a la entrega de las firmas en la sede de NARAS estuvo Hernández, el bajista Eddie Resto, los percusionistas Ramón Banda, Bobby Matos y Fritz Wise, el guitarrista Mark Towns y el pianista Zak Astor.

Los músicos, que llevaban pancartas en las que se podía leer «Paren los ataques de los Grammy a la cultura» o «Grammy respeta toda la música», volverán a mostrar su indignación el próximo domingo con una protesta en la calle en torno al Staples Center, el lugar donde simultáneamente tendrá lugar la entrega de los premios.

Después de la manifestación se celebrará un concierto en homenaje a los géneros musicales que se quedaron fuera de los Grammy este año en un club de Los Ángeles.

La 54 edición de los Grammy se repartirá en dos eventos: en el primero se concederán 68 de los 78 premios y después vendrá la ceremonia con las categorías más populares, entre ellas mejor álbum o mejor canción del año. (Texto y Foto EFE)